Los 5 Mejores Kayaks Hinchables




Un kayak es uno de los implementos más útiles y divertidos que puedes poseer, ya sea para las vacaciones, un fin de semana fuera de la ciudad, o para utilizarlo a diario, si tienes la ventaja de vivir cerca del mar, un río o un lago.

La ventaja de una práctica deportiva en estas embarcaciones alargadas es que te permite tener una distracción altamente entretenida, con un equipo poco costoso. El major cuenta con esta virtud. Son la variante más económica del mercado, y pueden transportarse fácilmente en el maletero del coche.

Los kayaks son de origen esquimal. Se atribuye a los inuit en Groenlandia sus primeros diseños hace más de 4.000 años, quienes los construían a la medida de la persona que los usaba.

El kayak se hizo popular en Europa a partir del siglo XIX, cuando el explorador escocés John McGregor lo introdujo, luego de sus expediciones al Ártico. A partir de 1936, ya se había convertido en deporte oficial de los Juegos Olímpicos.

Los kayaks son entonces diseñados a partir de estas piraguas de los esquimales, más que en función de las canoas de los indios americanos. Los primeros son más versátiles que las canoas, no solo porque pueden adquirirse las versiones hinchables –que no es posible con estas segundas–, sino también porque no es necesario montarlos en posición arrodillada, algo bastante incómodo.

Los kayaks usan palas de dos hojas, mientras que las palas de las canoas son de una sola hoja. Asimismo, son perfectos tanto para el lago o el mar, mientras que las canoas son solamente para uso en aguas tranquilas.

 

¿Cuál es el mejor kayak hinchable?

1. Intex Explorer K2

El material de este kayak es de alta resistencia. Las dos cámaras de aire con las que cuenta son independientes, lo que le da un sistema adicional de seguridad a la hora de cualquier eventualidad. Su sistema de hinchado y deshinchado es bastante rápido, y cuenta con una quilla de dirección extraíble.

El asiento viene separado, también hinchable, pero tiene la ventaja que puede ajustarse según tu comodidad y tamaño.

 

2. Intex Challenger K1

Este es un kayak de una plaza de longitud corta, con 3,5 metros de largo. Los fabricantes opinan que su material es muy resistente. También tienen dos cámaras de aire independientes, y una válvula boston para hincharlos y deshincharlos rápidamente, aunque no tiene indicador de presión. Asimismo, cuenta con asiento hinchable y ajustable, así como quilla de dirección.

Estos kayaks no son recomendables para niños menores de 6 años. También tomar en cuenta que el peso máximo permitido es de 160 kilos para este diseño.

Este modelo es tan compacto, que caben hasta cinco en el maletero de un carro, en su forma deshinchada.

 

3. Sevylor Riviera

Este kayak de dos plazas, con 6,1 metros de longitud, es ideal si quieres practicar este deporte en pareja. Su innovador sistema de enrollado BPS hace que pueda recogerse cómodamente en una mochila. Cuenta con dos cámaras hinchables laterales, lo que le da mucha seguridad.

La base de este bote es de PVC reforzado con tabiques dobles, y además tiene una capa de nylon resistente. Tiene válvula boston, indicador de presión precisa Sevytest, y kit de reparación.

 

4. Sevylor Explorer Reef 300

Este kayak hinchable de dos plazas es excelente para aventuras en río o mar. Tiene un diseño atractivo y contemporáneo, denominado Lite-rapid. Su construcción hundida evita que entre el agua fácilmente. Completamente hinchable, incluido el suelo y los asientos. Tomar en cuenta que este modelo no incluye la bomba de hinchado, por lo que se debe tener este implemento de manera separada.

Cuenta con cuerdas alrededor de toda la estructura, que permite un buen agarre en caso de bamboleos. También tiene su parche de reparación.

 

5. Sevylor Canoa Adventure 2P

Este kayak tiene una forma muy parecida a las canoas, con estructura hueca y hundida interna. Sus asientos son bastante ergonómicos, contando con cómodos respaldos, y un pequeño asiento central para niños, lo que lo hace ideal para planes familiares.

Su construcción cerrada permite usarlo en cualquier temporada, ya que además su lona se seca rápidamente y es bastante impermeable. Es un poco más pesado, con 12,8 kilos. Pero su material es bastante grueso, con costuras resistentes.

Sus tapones de alta calidad han sido muy elogiados, comparables a los de aquellos modelos más costosos. Tienen válvulas boston y cámara PVC Sevytest.




Tipos de kayaks

La variedad de kayaks en el mercado es amplísima. No existe un solo modelo que pueda servir para todas las ocasiones. Por ejemplo, la forma de uno diseñado para viajar distancias largas es completamente diferente del que se usa en aguas bravas.

Aquí te vamos a presentar esa inmensa diversidad en función del uso que cada uno tiene, el tamaño y los materiales con los que pueden ser fabricados.

 

Según el tipo de plaza

Los kayaks tienen la variedad de que existen modelos de una plaza, y también los hay de dos y tres plazas, también llamados kayaks tándem. Aunque no es lo ideal usar en solitario uno para dos personas, eventualmente se puede tener uno pequeño de dos plazas, si eventualmente no sales con tu pareja, amigo o hijo, sino solo. Los cortos giran más fácilmente, por lo que en esos usos en solitario, son los perfectos.

Por su parte, los más largos, que acogen hasta tres personas, se deslizan mejor. Solo compra este tipo si estás seguro de que siempre vas a tener uno o dos acompañantes para tu excursión. Tambien son ideales para familias.

 

Según su apertura

Existen dos variantes de los kayaks en función de su forma interna: abiertos y cerrados.

– Los abiertos, llamados autovaciables o sit on top, son los más usados por principiantes. De diseño bastante minimalista, ¡nunca se hunden!

No son adecuados para uso en tiempos fríos, ya que inevitablemente te mojas, pero para el verano, ¡son perfectos! Te puedes subir y bajar fácilmente de ellos. Ideales para aquellas personas un poco claustrofóbicas, que se sienten inseguras metidas dentro de un hueco.

Son bastante estables, pero no muy rápidos ni desarrollados para travesías largas. Asimismo, el estar sentado por encima, y no adentro, te impide controlar tanto este tipo de kayaks. Los hay con pedales, y también existen versiones desmontables.

Ideales para playas, lagos, y ríos calmados. Hay algunos modelos que tienen una placa transparente en el fondo, excelentes para entretenerse viendo corales o peces en el agua.

Este tipo de kayaks no son recomendables para aguas bravas, ya que incluso pueden significar un riesgo para tu seguridad.

– En cuanto a los kayaks cerrados, son los más parecidos al diseño originario de los inuit. Te sientas en un hueco en la parte interna. Para ocasiones en los que los usas en aguas frías o bravas, incluye una tela ceñida alrededor de tu cuerpo, para impedir que entre el agua al interior.

Este tipo de kayaks sí se pueden hundir, a menos que tengan compartimientos estancos, que sirven de cámara de aire y también de depósito. Son para un uso más avanzado, por lo que las personas deben de tener cierto entrenamiento para poder utilizarlo adecuadamente.

Algunos modelos cerrados tienen una forma bastante parecida a las canoas, con paredes y un interior hueco amplio.




Según el uso

Kayak de recreo: si vas a comenzar por primera vez esta práctica deportiva, un kayak de recreo genérico, es el que recomendaríamos para tu compra, especialmente si lo vas a usar en diversos tipos de agua. Para uso principalmente en lagos, ríos lentos y mar tranquilo. ¡Son muy versátiles, como verás!

A menudo están hechos de plástico de polietileno, y son los de forma más ancha de todos los tipos de kayaks, lo que los hace muy estables, con bastantes compartimientos para colocar los implementos necesarios para un buen paseo. Su base es por lo general plana, por la estabildiad que otorga esta forma.

Kayak de travesía: Estos están pensados para hacer recorridos más largos, por ejemplo, en el mar o en lagos muy grandes. Tienen más de 5 metros de longitud, lo que da oportunidad de contar con espacios estancos, que incluso alojan los implementos para varios días de viaje.

Estos pueden ser usados en mar, lagos o ríos. Tienen una quilla más puntiaguda, perfecta para mantener una línea recta en las travesías. Muchos están hechos de plástico, y también los hay hinchables. Sus cascos son construidos generalmente en forma de V, lo que permite enderezarlos más fácilmente en caso que se volteen, y también permiten mantener un recorrido más certero de avance.

Kayak de mar: aunque todos los kayaks de mar pueden ser usados para travesía en otras aguas, no todos los de travesía son adecuados para estar en el mar, por lo que esta distinción es bastante importante a la hora de adquirir uno. Los que son específicamente para el océano deben de tener unos 5 metros de largo, no menos, para que puedan estar a la altura de unas eventuales olas altas. Igual que los de travesía, son bastante delgados. Los de mar no siempre tienen compartimientos.

Kayak de pesca: Estos vienen en modelos tanto autovaciables como hinchables. Son más estables, lo que te permite dedicarte a pescar con más tranquilidad, y tienen espacios especiales para guardar todos los implementos para esta disciplina. Los kayaks de pesca más populares son autovaciables, por su gran estabilidad.

Kayak de aguas bravas o whitewater: Existen diversas variedades para los que se usan en aguas con corrientes. Sus cascos con redondeados, que otorgan mayor rapidez.

Los llamados riverrunning, son especiales para aguas con corriente y rocas, como indica su nombre. Hay modelos para principiantes y avanzados, aunque igual en este tipo de disciplina necesitas algo de entrenamiento.

Los que usan personas con más nivel, están dentro de una subcategoría llamada “creek”, que pueden usarse en saltos más elevados y ofrecen una mejor maniobrilidad. Los materiales son más especializados, para permitir eventuales golpes son que se destruyan, como composite en lugar de polietileno. La variante “squirt” es para los verdaderos fanáticos con el agua.

Otro tipo de kayaks que se pueden usar en aguas bravas, son los llamados “playboat”, o también kayak rodeo, surf o freestyle. Son los más cortos y pequeños de todos los tipos de kayak, y es para aquellos a los que les encanta “surfear” las olas, mas no recorrer distancias. Los entusiastas de esta especialidad aprenden toda una serie de maniobras, como loops y “saltos de burro”.

Kayaks “slalom”: Estos son para competiciones olímpicas, que por lo geneal se usan en ríos con corrientes de mínimo 2 kilómetros por hora.

Kayaks de carrera: Son estrechos, más ligeros y de menor volumen, para permitir alcanzar mayor velocidad. También se les conoce como kayaks de pista o de aguas tranquilas. Su diseño aerodinámico permite cortar mejor el agua, para más rapidez.  Tienen un pequeño espacio para posarse, y las piernas van estiradas hacia adelante. Las longitudes y los anchos de este tipo de kayaks tienen que ser fijas para poder competir. Varían de 5,2 a 11 metros de largo, 51 a 60 cm de ancho, y entre 8 y 20 kilos de peso, dependiendo de la categoría competitiva en la que se vaya a participar.

Otros tipos de kayaks más específicos: Estos son menos comunes, pero tienen características muy propias. Aquellos para practicar water polo, tienen un centro redondeado y construcción fuerte, así como quillas reforzadas para permitir los choques típicos de la esta modalidad deportiva. También hay un kayak muy peculiar llamado polinesia, con una pala a un lado, y es usado en competencias. Los que muchas personas están empezando a usar, son los SUP -“Stand up paddle surfing”-, para usar de pie.

 

Según su construcción y material

Rígidos: Son los más comunes, y fabricados con madera, vidrio, plástico, carbón y muchos otros materiales y mezclas. Son los kayaks originarios. En la antigüedad eran hechos de madera. Aunque hoy en día los siguen fabricando con este componente, cuentan con una variedad de materiales de alta resistencia. Los menos costosos son hechos de plástico, que tienen la ventaja de ser livianos, pero también –si llegan a romperse– es prácticamente imposible repararlos. Los más sofisticados y costosos son los de fibra de vidrio, de carbono y kevlar, reparables y menos pesados todavía. Muchos nostálgicos optan por la madera, que aparte de contar con una gran belleza, traen el recuerdo de los kayaks originarios.

Plegables: Esta es una variedad versátil, ya que tiene el “profesionalismo” de un kayak rígido, pero puede desmontarse en dos o tres partes, y colocarse en una mochila. Son un poco más costosos, pero tienden a durar más que los rígidos y esta ventaja de portabilidad es insuperable. Imagínate yendo a una excursión por el bosque… ¡y poder cargar tu kayak en la espalda! Sin embargo, no alcanzan altas velocidades, por lo que no son adecuados para ciertas especialidades, como las competencias de velocidad.

Muchos tienen su centro fabricado de aluminio, con ciertas partes de materiales rígidos como fibra de carbono, e incluso algunos segmentos hinchables.

Hinchables: Muy fáciles de almacenar y transportar, y son la opción menos costosa. Deshinchados, caben en un prácico bolso de apenas 60 x 50 x 30 cm en la mayoría de los casos. Aunque puedes pensar que este tipo de kayaks son casi de juguete, la tecnología avanza rápidamente, y hoy en día son aceptados para muchas modalidades de kayak, y construidos de forma bastante fuerte, con materiales de calidad como poliéster con capa de PVC. Varían entre 3 y 5 metros de largo.

 

Kayak hinchables vs rígidos

Aunque los kayaks de competencia están hechos de materiales rígidos, las versiones hinchables que han desarrollado los fabricantes se ajustan de manera muy práctica y asequible a una variedad de disciplinas dentro del piragüismo deportivo y de esparcimiento.

Los hinchables son altamente recomendables para aquellos con presupuestos comparativamente más bajos, y que no tengan mucho espacio donde acomodarlos en épocas en que no los estén usando.

Están hechos de poliéster con PVC, plástico ABS térmico y también los hay de lona reforzada. Es una ventaja que la mayoría de los modelos vienen con parches para eventuales reparaciones.

¿Estás buscando un primer kayak para usar de manera variada en tus vacaciones o fines de semana? Recomendamos entonces adquirir un hinchable. Te permitirá familiarizarte con esta modalidad deportiva, sin invertir una suma grande de dinero. Luego podrás ir determinando si quieres avanzar hacia una categoría más avanzada de kayak.

Hoy en día los kayaks hinchables están tan adelantados en su diseño, que los hay especializados para mar y hasta para ríos de aguas bravas.

Son sin embargo más lentos que los diseños rígidos, aunque algunos modelos vienen con unas barras que ayudan a tener un mejor desempeño, y disminuir la ondulación de su base por el impacto de las olas.

Otra ventaja de los kayaks hinchables, es que hay modelos tanto de una plaza, como también de dos y tres plazas.

 

Video de Kayaks Hinchables