La Importancia de Mantenerte Hidratado: 10 Beneficios y Consejos

Tomar agua no es solo una cosa del verano, de cuando hace calor o de cuando hacéis ejercicio, este debe ser un hábito diario en vuestras vidas, ya que es necesario para la buena salud y el funcionamiento de nuestro organismo.

Seguramente en muchas ocasiones habréis leído o escuchado la importancia de mantenerse hidratado, que debéis tomar de 6 a 8 vasos de agua diariamente; y esto es una verdad absoluta, ya que cada célula de nuestro cuerpo necesita de este líquido vital para funcionar y poder realizar todas sus funciones.




¿Por qué nuestros cuerpos necesitan agua?

Si no lo sabíais quizás os impresione el hecho de que nuestros cuerpos están compuestos en un 60% de agua. Básicamente se encuentra en todos lados, en el interior de nuestras células, en nuestra sangre y en otros líquidos de nuestro organismo, como saliva y las lágrimas, de allí la importancia de su consumo en nuestro día a día.

El agua cumple un gran número de funciones en nuestro cuerpo, desde expulsar toxinas, regular nuestra temperatura corporal, transportar nutrientes y minerales, lubricar los órganos e incluso mantener saludable nuestros riñones.

 

Beneficios esenciales de tomar agua

Al sentir la necesidad de beber agua, es probable que vuestro cuerpo ya se encuentre un poco deshidratado, por lo que, más que una obligación, debéis convertirlo en un hábito.

Expertos recomiendan comenzar el día con un vaso de agua, esto ayuda a activar nuestro organismo y regular diferentes niveles en nuestro cuerpo, de igual manera recomiendan el continuar bebiendo agua durante el día, hasta llevar a los dos litros, esto si queréis disfrutar de todos los beneficios que esta práctica vital incluye, entre los cuales se encuentran:

 

1. Combate la fatiga

Nada mejor que comenzar vuestro día energizados y mantener esta buena energía durante las diferentes actividades que hacéis, sea ejercitaros, trabajar o estudiar, el agua se convertirá en vuestra mejor aliada para manteneros activos, esto sumado a buenos hábitos de sueño y de alimentación.

 

2. Reduce la presión arterial alta

Al mantener vuestro organismo hidratado, la composición de la sangre será en un aproximado 92% de agua, lo que ayudará a que su circulación sea mucho mejor, regulando de esta forma la presión arterial.

 

3. Combate alergias y asma

Al estar deshidratados nuestros cuerpos liberan mayor cantidad de histaminas, compuestos que se encargan de regular la respuesta del sistema inmune y, cuando existe gran cantidad de estos, podréis encontraros con dificultad para respirar y reacciones alérgicas a agentes externos.

Al beber la cantidad recomendada de agua ayudáis a que estos niveles permanezcan estables.

 

4. Reduce el acné, dermatitis, psoriasis y el envejecimiento prematuro

El agua ayuda a liberar las toxinas en nuestro cuerpo que pueden ser causantes de brotes de acné, enrojecimiento, alergias dérmicas, irritaciones y demás afecciones de la piel. Si os mantenéis hidratados, vuestra piel será visiblemente más saludable.

 

5. Baja los niveles de colesterol

A menor niveles de agua en el cuerpo, este comenzará a producir más colesterol, en orden de mantener el funcionamiento de nuestros órganos.

 

6. Ayuda a eliminar desordenes digestivos

Si padecéis de problemas digestivos como gastritis, ulceras, gases y reflujo, el agua podrá ayudaros a reducir los síntomas de estos desordenes, ya que podréis eliminar mejor las toxinas.

 

7. Elimina bacterias indeseadas de la vejiga y riñones

Si os mantenéis hidratados tendréis menos posibilidades de contraer infecciones de orina, ya que vuestro organismo podrá eliminar a través de la misma diferentes bacterias y toxinas, manteniendo el buen funcionamiento y salud de los riñones y vejiga.

 

8. Vuestras articulaciones y cartílagos se recuperarán rápidamente

Si os ejercitáis de forma regular, una botella de agua térmica es un elemento fundamental que no puede faltar en vuestros entrenamientos, ya que, al manteneros hidratados, la recuperación de vuestros músculos, articulaciones y cartílagos será mucho más rápida, previniendo la rigidez.

 

9. Ayuda a controlar y perder peso

Al estar deshidratados, el cuerpo envía señales a nuestro cerebro, haciéndole saber que requiere de energías para seguir funcionado, confundiéndose con hambre y lo que hará que terminéis comiendo calorías que realmente no necesitáis, llevando a que ganéis peso.

Para el control y la pérdida de peso es vital el consumo frecuente de agua, ya que os ayudará a sentiros satisfechos entre vuestras comidas.

 

10. Desacelera el envejecimiento

Al manteneros hidratados podréis desacelerar el tiempo de envejecimiento, ya que vuestras células, órganos y sistemas podrán funcionar normalmente sin trabajar más de la cuenta, con lo que no solo os sentiréis jóvenes, sino que también os veréis y sentiréis saludables.




Consejos que os ayudarán a manteneros hidratados

Si no tenéis el hábito de beber suficiente agua durante el día, esto es algo que debéis cambiar y, por suerte, siempre estaréis a tiempo de comenzar a mejorar vuestro estilo de vida con pasos tan sencillos como manteneros hidratados.

Si no sabéis por dónde empezar para crear de esto una costumbre, hay consejos que podéis seguir que os harán la tarea mucho más sencilla, entre estos:

 

Siempre llevad una botella de agua

Es importante que tengáis agua con vosotros a donde vayáis, por ello, una botella de agua será vuestra mejor amiga, también podéis hacer uso de una botella reutilizable para reducir costos.

Si sois fanáticos de salir a correr o a practicar senderismo, una gran forma de mejorar vuestra ingesta de agua es con una mochila de hidratación.

 

Prueba alternativas

Si no sois fanáticos del sabor del agua, no debéis preocuparos, podéis hacer uso de rodajas de limón o de vuestras frutas favoritas para agregar un nuevo sabor que os resulte más agradable.

También es opción el contar con una botella de infusión en la que podáis crear vuestras propias infusiones y tés, aprovechando los beneficios que el agua y las diferentes hierbas tienen para ofreceros al beberlas.

 

Si tienes hambre, bebe agua

El cerebro suele confundir las señales de agua y de sed, ya que es difícil diferenciarlas, por ello, si sentís hambre al poco tiempo de haber comido, es una señal de que vuestro cuerpo necesita hidratación de forma inmediata.

 

Cread un horario

Si tenéis problemas para recordar el beber agua, podéis crear un horario o itinerario para cumplir todos los días, en los que programéis cada cuanto tomar agua, sea al levantaros de la cama, a mitad de mañana, durante el almuerzo y así hasta cumplir con vuestras necesidades.

 

Bebed agua siempre que podáis

Un gran consejo para manteneros hidratados es que aprovechéis cualquier lugar para tomar agua, sea en el trabajo, en casa, en el gimnasio o al salir a comer.

Si llegáis a un restaurant y pensáis en ordenar algo para comer, primero aseguraos de tomar agua, esto hará una base en vuestro estomago y creará sensación de saciedad, ayudando a que no comáis más de lo necesario y controlando de esta manera vuestro peso.