Los 9 Más Impresionantes Beneficios del Aceite de Coco Para La Salud




El aceite de coco es uno de esos alimentos que contiene una gran cantidad de beneficios y que probablemente desconocías o ignorabas en tus salidas al supermercado. De hecho, los impresionantes beneficios para la salud del aceite de coco van desde la pérdida de peso y mejora del sistema inmune, digestión y metabolismo, hasta el fortalecimiento y brillo del cabello, la humectación natural de la piel o el mejoramiento de las funciones cerebrales.

Es una realidad que, en países tropicales como Sri Lanka, Tailandia o India, el aceite de coco siempre ha sido ampliamente popular, como lo fue en Estados Unidos o Canadá hasta 1970. Pero fue entonces cuando la propaganda auspiciada por las industrias de aceite de soya y maíz hizo pensar a la gente que el aceite de coco era perjudicial para la salud. Sin embargo, se ha demostrado todo lo contrario y, hoy en día, las personas están redescubriendo las ventajas del coco como remedio natural.

 

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco es un aceite natural que se extrae de la “carne” del coco. El aceite de coco es uno de estos nuevos alimentos que puede ser considerado como un “súper alimento” debido a todos los beneficios que ofrece a la salud.

Esto se debe a que el aceite de coco está repleto de ácidos esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo como ácido láurico, cáprico y caprílico, que tienen propiedades antioxidantes, desestresantes, antibacterianas, fúngicas y antimicrobianas.

 

¿Qué tan bueno es el aceite de coco?

Anteriormente se decía que su alto contenido de grasas saturadas era perjudiciales y dañinas para el organismo, pero eso ha cambiado. Ahora existe una buena cantidad de estudios que demuestran que el aceite de coco tiene muchos beneficios para la salud y que sus grasas, contrario a lo que se creía, tienen efectos positivos en la salud de las personas.

De hecho, se trata de grasas saludables que ayudan a aumentar la presencia de HDL o “colesterol bueno”, mientras que no incremente los niveles de LDL o “colesterol malo”. Por si no lo sabías, el LDL es el colesterol que ayuda a formar las plaquetas que bloquean las arterias, mientras que el HDL es el que ayuda a removerlo. Esto trae beneficios para la salud cardiaca como bajar la presión sanguínea alta, para la oxigenación, músculos y mucho más.

 

Tipos de aceite de coco

Cada tipo de aceite de coco es beneficioso en su propia manera y puede ser usado para fines específicos. Dicho esto, existen dos grupos principales de tipos de aceites de coco. Uno es el refinado y el otro es el no refinado:

  • Orgánico, no refinado: es el que ofrece la mayoría de los beneficios que hemos mencionado brevemente y que explicaremos a profundidad más adelante. Se extrae del coco mediante un proceso de molido húmedo que permite mantener intactas las propiedades del coco. Es el que tiene la mayor cantidad de antioxidantes y, aunque utiliza calor para extraerlo, no afecta sus propiedades como remedio natural de forma negative.
  • De hecho, el aceite de coco virgen es mejor que el extra virgen porque se extrae usando calor, lo cual ayuda a obtener un aceite con más antioxidantes, mientras que el extra virgen se realiza con presión fría, la cual elimina antioxidantes.
  • Refinado: este tipo de aceite de coco suele no tener olor o sabor a coco. Generalmente se procesa con calor, blanqueador e ingredientes desodorizantes. Aunque existen opciones de aceites refinados que siguen siendo saludables y conservan algunos de los beneficios del coco, no se comparan con la gran cantidad de ventajas que ofrece el aceite no refinado.
  • También existe el Aceite fraccionado o MCT, el cual es líquido, no se solidifica por debajo de los 76ºF como el no refinado y, aunque no contiene todas sus propiedades, tiene más grasas que mejoran las funciones cerebrales.

 

Información nutricional

La razón por la que el aceite de coco es un súper alimento es su composición nutricional. Su contenido de 92% de grasas saturadas, que anteriormente era visto como un gran problema, ahora es visto como una ventaja.

Esto se debe a que la mayoría de las grasas del aceite de coco son grasas saludables porque se encuentran en forma de MCT (triglicéridos de cadena media), que afectan al cuerpo de forma diferente que las grasas de cadena larga o corta. De hecho, los MCT están compuestos de:

  • Ácido láurico: es el 40% del total de grasas saludables del aceite de coco. Ayuda a producir monolaurina, que fortalece al sistema inmune.
  • Ácido caprílico: tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas.
  • Ácido cáprico: el cuerpo la convierte en monocaprina, que tiene propiedades inmunes y antimicrobianas.

También es importante saber que los triglicéridos de cadena media o MCT son mucho más saludables que los de cadena corta o larga porque son más fáciles de procesar por el cuerpo y van directamente al hígado para producir energía, por lo que no se requiere bilis o encimas pancreáticas para la digestión.

Por otra parte, el aceite de coco contiene varias vitaminas necesarias como vitamina A y K, así como polifenoles saludables, aceite linoleico y oleico, betaínas, minerales como hierro y derivados de alcoholes grasos. Además, logra mejorar el metabolismo y resulta beneficioso hasta para personas con diabetes o problemas de la vesícula.

 

Posibles efectos secundarios

La verdad es que no existen muchos efectos secundarios evidenciados, siendo el único destacable el de la alergia por contacto. De hecho, personas alérgicas al coco deben mantenerse alejadas de este tipo de alimentos. Incluso puede ocurrir que algunos tipos de productos de limpieza creados con coco pueden causar este tipo de alergias, aunque no ocurra de forma común.

Sin embargo, el aceite de coco es reconocido por ayudar a disminuir los efectos secundarios de ciertos medicamentos y tratamientos médicos y hasta algunos estudios revelan que es capaz de reducir los síntomas y efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer.

De todas formas, siempre es importante consultar con un médico antes de consumir cualquier producto hecho a base de coco si se sabe o sospecha de alguna posible alergia.




 

Los 9 más impresionantes beneficios del aceite de coco para la salud

El aceite de coco es uno de los alimentos más beneficiosos para la salud en la actualidad. Puede afectar de manera positiva una gran cantidad de partes y funciones del organismo e incluso ofrecer efectos visibles a tu belleza física gracias a las propiedades que ayudan al fortalecimiento y embellecimiento del cabello y la piel.

En la siguiente lista explicaremos con mayor detalle una buena parte de los beneficios del aceite de coco. Si bien no son todos -ya que tardaríamos años creando dicha lista-, les traemos los más relevantes y que han sido comprobados científicamente.

 

Para el cuidado de la piel

El aceite de coco es perfecto para dar masajes mientras actúa como agente humectante de cualquier tipo de piel, incluyendo piel reseca. Ayuda a prevenir las resequedades, debilitamiento, caída y el envejecimiento y además retrasa la aparición de arrugas.

Incluso es capaz de reducir las estrías blancas y rojas si se aplica constantemente y, si se mezcla con sal de foca y se masajea en los pies, puede ayudar a eliminar la piel seca en estos. A su vez, algo realmente ventajoso es que no hay posibles efectos secundarios negativos que devengan de la aplicación de aceite de coco directamente sobre la piel.

 

Cuida tu cabello

Los beneficios para la salud del aceite de coco incluyen el crecimiento más saludable del cabello. También le da una apariencia más viva y brillante y ayuda a reducir la pérdida de proteína de forma efectiva, lo cual evita muchas condiciones desagradables en tu cabello. De hecho, muchos acondicionadores y champús anticaspa utilizan el coco como base por sus propiedades.

Por otra parte, también ayuda a la regeneración del cabello dañado gracias a sus usos como acondicionador y a que provee de proteínas regenerativas. Inclusive, masajearlo con aceite de coco permite eliminar la caspa de tu cuero cabelludo y te asegura que tu cabello estará libre de piojos o liendres. Sólo masajéalo con una cucharadita de aceite de coco y 10 gotas de aceite de esencia de romero durante 3 minutos.

 

Fortalece el sistema inmune

Gracias a su contenido de lípidos antimicrobianos y ácidos láurico, cáprico y caprílico ricos en propiedades antivirales, antibacteriales y antifúngicas, el aceite de coco fortalece el sistema inmune. Al convertir el ácido láurico en monolaurina, el cuerpo puede combatir a los virus y bacterias que causan herpes, influenza, citomegalovirus y hasta el SIDA.

El aceite de coco puede crear un ambiente hostil que evita el crecimiento de muchos virus y parásitos dañinos que causan enfermedades, así como combatir la listeria monocytogenes, el helicobacter pylori y la giardia lamblia.

Incluso se recomienda tomar una cucharadita de aceite de coco tres veces al día cuando estés enfermo.

 

Mejora la energía y resistencia

No sólo es de fácil digestión, sino que produce una energía que se sostiene por más tiempo e incrementa el metabolismo. Una de las grandes ventajas del aceite de coco no refinado es que sus grasas van directamente al hígado para producir energía de alta calidad.

De hecho, muchos atletas de alto rendimiento utilizan el aceite de coco como su fuente de energía para competencias y eventos de largas distancias. Una rápida fuente de energía consiste en mezclar una cucharadita de aceite de coco, miel y semillas de chi y consumirlas 30 minutos antes de realizar cualquier ejercicio.

 

Mejora la digestión y reduce úlceras estomacales

El coco también ayuda a mejorar la digestión gracias a que permite al cuerpo absorber vitaminas solubles en grasa, calcio y magnesio. Si se toma al mismo tiempo que ácidos grasos omega 3, puede incrementar su efectividad sustancialmente.

A su vez, es capaz de mejorar la salud intestinal y la cantidad de bacterias saludables para el organismo, así como destruir bacterias dañinas y la cándida. Recuerda que el desbalance de cándida puede causar acidez, inflamación y mala digestión.

 

Mejora condiciones de la piel

Es especialmente útil como bloqueador solar, humectante y limpiador de la cara. Pero también es capaz de evitar el envejecimiento prematuro y para tratar condiciones de la piel como psoriasis, dermatitis, eczemas, caspa, quemadas y otras condiciones de la piel. Esto ocurre gracias a los ácidos caprílico y láurico, los cuales disminuyen la inflamación interna y externamente y humectan.

Incluso protege la piel, contiene antioxidantes que la curan y gracias a sus propiedades antimicrobianas, provee balance de las fuentes de cándida y hongos que causan condiciones de la piel. De hecho, muchos de los productos para su cuidado -como jabones, lociones y cremas- se hacen a base de aceite de coco por estos motivos.

 

Pierde peso, gana masa muscular y pierde grasa corporal

Parece mentira que consumir una grasa pueda ayudar a disminuir las grasas del cuerpo, pero es cierto. Muchos estudios han demostrado que el ácido caprílico contenido en el aceite de coco puede ayudar a quemar grasas, mejorar la función tiroidea, y bajar el ritmo cardiaco en descanso. De hecho, el ácido caprílico ayuda a descomponer las grasas con mayor rapidez, lo que hace que el cuerpo utilice sus reservas de grasas innecesarias en menor tiempo.

También ayudan a construir músculos y es por eso que muchos batidos y suplementos para ejercicios contienen MCFAs (o ácidos grasos de cadena media). Sin embargo, estos suplementos contienen formas procesadas de estos elementos, así que si los consumes directamente del coco tendrás el alimento real y natural. Lo recomendado es añadir 3 cucharaditas de aceite de coco a cualquier batido para ganancia de músculos.

 

Cocina con aceite de coco

Se trata de un aceite estable que no se descompone fácilmente a altas temperaturas como otros aceites, no se daña fácilmente y además tiene propiedades nutricionales increíbles. Se recomienda ampliamente para cocinar huevos, papas fritas, productos horneados sin granos y casi cualquier otra cosa que se te ocurra.

Recuerda que, a pesar de que cuando cocinas un aceite, sus propiedades pueden cambiar, las del aceite de coco no cambian con tanta facilidad como otros y, aun así, sigue ofreciendo muchos más beneficios que otros tipos de aceite.

 

Infinidad de beneficios

El aceite de coco también es increíblemente beneficioso para tratar Alzheimer, ya que ayuda a producir la insulina que el cerebro ya no es capaz de producir. También permite prevenir enfermedades del corazón y la alta presión sanguínea; cura enfermedades e infecciones de los riñones; ayuda a cuidar tus huesos y prevenir la osteoporosis por su alto nivel de antioxidantes y alta absorción de calcio; mejora la diabetes tipo II al balancear las reacciones de insulina en las células; y hasta balancea tu nivel de hormonas, por lo que el aceite de coco es perfecto durante la menopausia.

Otro uso que no esperabas tiene que ver con la salud dental. Sí, como escuchas. El aceite de coco puede ser usado en un proceso de limpieza de la boca que ayuda a eliminar buena parte de las bacterias dañinas, lo cual permite eliminar el mal aliento, evitar la enfermedad periodontal y mejorar la salud dental. Se recomienda hacer este tratamiento 3 veces a la semana durante 20 minutos.