Las 6 Mejores Escaleras de Mano Plegables para las Alturas




Un implemento esencial para tener en casa, o para los que trabajan en labores de mantenimiento, es una buena escalera de mano plegable, que permita hacer todo tipo de limpieza, reparaciones, o una simple recogida de balón que tu hijo lanzó con demasiada fuerza hacia el techo.

Precisamente, esta herramienta está diseñada para llegar a mayores alturas, por lo que se hace esencial seleccionar la mejor escalera de mano plegable, que se adecúe al tipo de trabajo que realizarás con la misma, y además tomar muy en cuenta su calidad. No en balde, cientos de miles de accidentes ocurren al año con escaleras de mano plegables, y en muchos de estos casos se debe a que tenían diseños mal hechos, o que fueron usadas para la labor equivocada.

Debes estar muy seguro que al comprar una escalera, estés tomando un producto de buena calidad, que contenga la normativa adecuada. En el caso de escaleras de mano plegables, busca la certificación europea DIN EN 131, que en España está bajo las siglas UNE-EN 131.

También fíjate muy bien la cantidad de peso que la escalera indica que puede soportar. El Instituto Nacional de Estándares de los Estados Unidos cuenta con tres clasificaciones para la fabricación de escaleras: Tipo IA, de 300 libras; Tipo I, de 250 libras; Tipo II, de 225 libras; y Tipo III, de 200 libras. Lo ideal es gastar un poco más, pero comprar una que aguante la mayor cantidad de peso. Uno nunca sabe quién será el próximo en utilizarla, ¡si ese nuevo ayudante para pintar las paredes de tu apartamento mide 1,90 mt!

 

¿Cuál es la mejor escalera de mano plegable?

1. Arcama 375

Escalera doméstica con normativa europea EN131. Es de 5 peldaños con relieves antideslizantes. Este modelo cuenta con peldaños bastante anchos, de 12 cm, muy cómodos de usar. De aluminio, con bisagras estampadas de acero, lo que la hace bastante liviana. Es una estructura bastante robusta y estable.

 

2. Tool Tech 68470

De marca RUBBERMAID, está hecho de polipropileno, un material bastante duradero,  liviano y que no resbala. Estructura de 2 peldaños, muy cómoda a la hora de plegarla o desplegarla, así como al momento de usarla. Su moderno y aerodinámico diseño asegura que jamás te pillarás los dedos. Se pliega de manera bastante compacta.

 

3. Escabel plegable Hailo 4393801

Aunque es de construcción bastante sólida, esta escalera corta es bastante liviana –no llega a los 5 kilos de peso. Tiene el certificado de seguridad europeo EN14183, específico para escaleras de mano. Resiste hasta 150 kilos de carga. Está construida con materiales mixtos: los travesaños son de aluminio, y los peldaños de acero, con base de caucho antideslizante. Una de las grandes ventajas de esta escalera es que solo ocupa 5 cm de ancho plegada, por lo que cabe en cualquier huequito en tu clóset, o detrás de una puerta.

 

4. Top Hit 251215

Esta versión tipo taburete, da mucha estabilidad al usuario. Plegada solo mide 4 x 90 x 47 cm. Es fabricada completamente con acero. Cuenta con una pequeña barra de seguridad en la parte superior, lo que ofrece una buena estabilidad, ideal para personas mayores que necesiten un pequeño apoyo extra, o personas con poco balance. Los usuarios han reportado tener mucha satisfacción con este implemento; “mi tercer brazo” la apodó uno, quien indica que la usa en numerosas ocasiones.

 

5. Framar Slimmy 3

Si quieres una escalera versátil, con un “look” más divertido que las típicas de color negro, esta es para ti. Hecha de acero, sin embargo cuenta con divertidos peldaños antideslizantes, estampados y de color rojo. Esto no implica que no cuente con todas sus medidas “serias” de seguridad: sistema de bloqueo, base estabilizadora, y normativa europea EN14183 especial para escaleras de mano, así como la norma italiana 081/08. Es un poco más pesada que otros modelos, con 6,1 kg.

 

6. Songmics GLT23K

Esta escalera tipo tijera de aluminio es ultraliviana, con solo ¡2,8 kilos de peso! Otra gran ventaja es que tiene unos escalones ranurados muy cómodos, con profundidad de 8 cm, así como 16 cm en su amplio peldaño superior, que sirve de mini andamio. Cuenta con 3 peldaños a cada lado. Plegada mide apenas 68 x 44 x 20 cm. Tiene tacos de plástico antideslizantes.




Tipos de escaleras

Escaleras de tijera o de mano plegables

Estas son las típicas que tienen forma en A. Se utilizan más que todo para trabajos que se hacen desde el piso, y son auto-apoyables, es decir, no necesitan reclinarse de la pared para poder montarse sobre ellas. Cuentan por lo general con una altura máxima de dos metros, y en el escalón superior incluyen un peldaño plano o pequeña repisa, muy útil para colocar un pote de pintura o una caja de herramienta.

Algunas pueden abrirse para aumentar su altura, pero en estos casos se vuelven apoyables, entendiendo que necesitan reclinarse de una superficie vertical para montarse en ellas. Deben abrirse totalmente para evitar accidentes.

No son las más estables, por lo que solo sirven para trabajos sencillos en superficies planas, y que no sean a mucha altura del suelo. Todas las normativas de seguridad prohiben este tipo de escaleras para labores en alturas mayores a cinco metros. Además, no se pueden poner sobre peldaños o superficies irregulares.

También las hay de pocos escalones, o tipo taburete, que te permiten hacer todo tipo de labores rápidas dentro de casa, como alcanzar aquella caja que está encima del armario, o cambiar una bombilla en la pared.

Estas escaleras tienen la comodidad de que son resellables, lo que las hace muy versátiles a la hora de guardar. Una pequeña rendija a medio lado de un clóset, será suficiente para darle un espacio de depósito.

 

Escaleras multiuso

Estas son comparativamente menos económicas que las de tijera, pero también más versátiles. Puede usarse para trabajos sencillos, como escaleras de extensión, e incluso como andamio, para hacer labores donde necesites moverte horizontalmente. ¡Sus bases se pueden apoyar sobre peldaños o superficies irregulares!

Vienen en alturas de aproximadamente cinco metros, aunque extensibles hasta 10 y 15 metros. Son más rígidas que las escaleras en A. Hay que tomar en cuenta que a pesar de tener más usos, son también más pesadas e incómodas. De todas maneras, si necesitas una escalera de este tipo, igual deberás tener una de tijera o taburete para trabajos sencillos.

El extremo superior dispone de ganchos de sujeción, una medida muy importante de seguridad. Debes confirmar, a la hora de adquirir este tipo de escalera, que la misma incluya estos apoyos.

Hay algunos modelos que traen un pequeño andamio en su parte superior, lo que puede ser bastante útil para cierto tipo de trabajos.

 

Escaleras de extensión o telescópicas

Para realizar trabajos a mayores alturas, este es el tipo de escalera que necesitas. Por lo general están hechas de aluminio, para que sean bastante livianas, a pesar de su tamaño extendido. Si se siguen adecuadamente las instrucciones de uso, son bastante fáciles de instalar.

Se necesita un lugar amplio para guardarlas, ya que por lo general no son resellables a la hora de depositarlas.

Como estas escaleras se usan a bastante altura se deben tomar variadas medidas de seguridad. Es muy importante revisar que estén reforzadas en su centro a partir de cinco metros; y también tomar en cuenta que estas escaleras deben sobresalir alrededor de un metro por encima de la altura sobre la cual la vas a apoyar, para que pueda mantener una estabildiad adecuada.

Éstas también tienen importantes puntos de anclaje, que permiten sujetar este tipo de escaleras de manera más segura, para usar a alturas superiores.

 

Materiales

Lo primero que hay que ver a la hora de escoger una escalera, es el elemento con el que está hecha.  Los materiales más comunes son:

  • La madera, más económicas aunque menos duraderas. Siempre se recomienda no pintar las escaleras de madera, ya que –aparte de que puede volver los escalones un poco más resbaladizos– eventualmente puede disimular rajas o debilitamientos en los mismos. En todo caso, se les puede poner barniz mate o protector de madera. Con respecto a las escaleras de este material, tomar en cuenta que no deben estar expuestas a los elementos de la naturaleza, ya que se deterioran más rápidamente. Son las más ideales para realizar trabajos de electricidad.
  • El aluminio, 20% más livianas que las de madera, pero también más costosas. Hay que estar pendientes de que dicho material es conductor de electricidad, por lo que no se recomienda para trabajos en esta especialidad.
  • El hierro, de mucha rigidez, lo que da más fortaleza a la estructura. Sin embargo, son más pesadas.
  • De fibra de vidrio, este es un material más novedoso, que se está incorporando a la manufactura de escaleras por su versatilidad, baja conducción de electricidad, y peso relativamente liviano.

Los nudos son casi siempre de magnesio, y los perfiles de hierro o plastic.

 

Seguridad

Al usar una escalera, estás automáticamente elevándote a alturas bastante por encima de lo que tu cuerpo puede soportar a la hora de una eventual caída. Por eso se deben tomar la mayor cantidad de medidas de seguridad posibles.

Aquí algunas que debes revisar antes de montarte en una escalera:

  • Nunca tratar de reparar algún peldaño roto o flojo. Esto solo invita a un futuro accidente. Es casi imposible repararlos adecuadamente. O se debe sustituir el pedaño por completo, o deberás invertir en adquirir una nueva escalera. No importa de qué material sea tu escalera, siempre pueden salirle grietas, fisuras o hendiduras, y estas son importantes señales de alerta para reparar o reemplazarla.
  • Siempre revisar que los peldaños no tengan ningún tipo de sustancia resbaladiza. Muchas veces las escaleras se usan para pintar o limpiar algo, tareas que pueden eventualmente soltar algún tipo de aceite o sustancia jabonosa. Así que ¡alerta!
  • El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España recomienda no emplear escaleras de más de cinco metros de longitud cuya resistencia no esté garantizada, y prohibe el uso de escaleras de mano de construcción improvisada. También indica que para trabajos donde se vayan a utilizar ambas manos, o donde haya condiciones climáticas desfavorables –como viento, visibilidad reducida o vibraciones– se deben sustituir las escaleras por andamios o plataformas.
  • Asegúrate de siempre chequear la estabilidad de la escalera, y confirmar muy bien que la base esté sólidamente asentada sobre el piso. Se recomienda emplear zapatas o cuñas al pie de las escaleras multiuso o telescópicas.  Estos elementos permiten una mayor adherencia en su base, lo cual les da más estabilidad.
  • Cuidado con dejar herramientas sueltas en la parte superior de la escalera. Un pequeño  tambaleo, ¡y ese martillo cae sobre tu cabeza!
  • Casi todos los accidentes con escaleras se deben a que se colocaron en un ángulo incorrecto con respecto al suelo. Si no se asientan bien, éstas empiezan a deslizarse. La proporción recomendada es 4:1, es decir, una escalera de 4 metros debe colocarse máximo a 1 metro de distancia desde la pared en su extremo inferior, o lo que es lo mismo, a unos 75 grados de apertura.
  • Es especialmente importante revisar regularmente las bisagras y los puntos de apoyo en las escaleras telescópicas.
  • Siempre cuida dónde pones tus manos cuando estés usando una escalera, en especial a la hora de extender una tipo A, o recoger las multiuso o telescópicas, no vaya a ser que se te quede pinchada por una bisagra.
  • Para trabajos a alturas mayores a 3,5 metros, muchos países obligan por ley a usar un arnés o cinturón de seguridad.
  • No se recomienda subir o bajar objetos pesados o muy voluminosos a través de una escalera.
  • Tampoco se recomienda llegar hasta el último peldaño superior en escaleras multiuso o telescópicas. Solo llegar hasta el antepenúltimo como máximo.