Los 5 Mejores Vasos Térmicos

El mejor vaso térmico es aquel que os permite ir al trabajo con un buen café caliente en la mano o mantener bien fría vuestra bebida en la playa. El hecho de que sea un envase isotérmico portátil, no solo facilita su traslado, también permite preparar la bebida a vuestro gusto y llevarla justo como os apetezca, a cualquier lugar. Con él no hay necesidad de comprar y gastar más en una cafetería.

Claro que, hay muchísima variedad y modelos en el mercado. Además del propio vaso, existen tazas, jarras y termos, con diferentes tamaños y capacidad para bebidas o alimentos. Cada variante puede tener diferentes propósitos. Los más grandes sirven para tener una bebida a la mano durante todo el día y los más pequeños son perfectos para el primer café de la mañana, por ejemplo.

De acuerdo con sus características, su precio puede variar. Seguramente, encontraréis alguno más económico que otros.

Lo importante es hallar aquellos que garanticen buena calidad y un precio asequible. Sería la combinación perfecta. Además, claro que debéis optar por un diseño que os guste y se adapte a vuestras necesidades.

Al revisar nuestra comparativa hallaréis que las opciones que os presentamos han sido muy bien valoradas por otros usuarios. Al hacer test de cada uno ellos, se han forjado una opinión con la que recomiendan estos 5 en particular.

A manera de guía para comprar un vaso térmico, podéis echarles un vistazo y escoger luego el que más llene vuestras expectativas.

1. Vaso térmico Stanley Botella termo 1L

Es un termo robusto con capacidad de 1 litro. Elaborado en acero inoxidable posee un bonito y clásico color verde pastel en el exterior. Tiene una súper garantía de 20 años. Además, es muy práctico pues se puede meter en el lavavajillas. Posee doble pared de aislamiento para mantener las bebidas calientes por el lapso de una hora, aunque hay quienes aseguran que puede hacerlo hasta por 12 horas. Es más liviano que otros productos similares de la misma marca.

Incluye un tapón para verter líquido y una agarradera en un costado. Algunos lo recomiendan para servir y conservar la temperatura del mate argentino.

2. Vaso térmico Zojirushi 1.5L

Su material de elaboración es acero inoxidable y su cubierta magnética posee pulitura y acabado antimanchas. Su portabilidad es muy sencilla pues incluye un asa plegable y una correa para trasladarlo con mayor facilidad. Tiene una tapa de rosca muy práctica que al voltearla puede servir de taza para café u otras bebidas. Como posee un cierre de seguridad antiderrame, es más fácil verter líquidos calientes con mayor control y evitar salpicaduras.

Su capacidad es de 1.5L lo que lo hace perfecto para el trabajo o la escuela. Pruebas hechas por algunos usuarios revelan que guarda el calor hasta por 24 horas.

3. Vaso térmico Contigo – West Loop

Para quienes desean no solo un vaso isotérmico funcional sino también bonito y agradable, este es una excelente opción. Su capacidad es de 470 ml y está disponible en unos 15 colores diferentes para que podáis escoger el que más os guste. Puede mantener el frío por unas 12 horas continuas y el calor por 4 horas. También es antiderrame, a prueba de fugas y sin goteo. Es necesario presionar un botón para que el líquido salga. Aísla muy bien el calor y no se siente por fuera.

Es liviano y cómodo para beber con una sola mano. Debe lavarse fuera del lavavajillas para proteger la pintura, pero realmente no es una complicación pues es muy fácil de limpiar.

4. Vaso térmico Thermos ThermoCafé

Este modelo garantiza 8 horas de bebida caliente y 24 horas de frío. Su construcción es completamente en acero inoxidable y su diseño es esbelto y elegante. Solo su tapón y la parte interior del vaso son  de plástico.

Por otro lado, es ligero y muy resistente. Su capacidad es de 500 ml pero es un termo para servir y no para beber directamente de él. La tapa funciona de taza si no tenéis alguna otra a la mano. Es muy conveniente para llevar café o té al trabajo.

5. Vaso térmico EJBOTH 350ML

Es sólido, pequeño y muy práctico, solo un poco más grande que un Smartphone. Por eso su capacidad alcanza 350 ml. Quizá no es demasiado, pero eso lo vuelve ideal para una bebida rápida como el café matutino.

Está hecho con acero inoxidable y el fabricante lo recomienda para llevarlo al camping, en el coche mientras vais a la oficina, para los picnics, la playa y viajes en general. Es muy fácil de usar, además su precio es menos costoso que otros modelos similares.

Sin la tapa puesta se puede meter en el lavavajillas. Está disponible en varios colores  para el gusto del usuario. Sus acabados son de buena calidad.

Guía de Compra de vaso térmico

¿Cómo funcionan los vasos térmicos?

A muchos, seguro, resulta divertida la manera en que un vaso térmico puede mantener calientes, las bebidas calientes y frías, las bebidas frías. Pero no se trata de ningún truco de magia.

En realidad, esta clase de envases funcionan con una tecnología que mantiene al contenido con un aislamiento al vacío. Su cuerpo posee doble pared entre las cuales hay ausencia de aire. De esa forma se logra que la temperatura del ambiente no incida directamente sobre el líquido dentro del termo. Por eso es posible que se conserve por más tiempo la temperatura inicial en el interior.

Si el clima está frío afuera, esa frescura no se trasmitirá tan fácilmente a un contenido caliente dentro de la taza térmica y viceversa. El calor veraniego no derretirá tan rápido los hielos de vuestra bebida playera.

El material con el que son elaboradas estas jarras colabora en la conservación de la temperatura, así como también lo hacen el grosor del mismo combinado con la profundidad de las paredes.

Hoy en día, muchos vasos térmicos pueden ser de acero inoxidable y no de plástico para evitar que ciertos componentes tóxicos contaminen los alimentos que están dentro. Otros incluyen espuma de poliestireno para lograr un mayor efecto aislante.

¿Por qué comprar un termo?

Hay diversas ventajas que os ayudarán a decidiros por una jarra, taza o vaso con efecto térmico. Podemos contaros las más relevantes:

  • Hidratación: Contar con un vaso para ingerir líquidos durante todo el día es muy conveniente para mantener el cuerpo hidratado. Esto trae importantes beneficios para la salud y, pues, además podréis saciar vuestra sed cuantas veces lo necesitéis.
  • Conveniencia: Si preferís las sopas, el café o té bien caliente, podréis disfrutar de ellos en la temperatura que os guste más. Asimismo, las gaseosas, zumos y otras bebidas frías, no perderán su frescura tan rápidamente como lo harían en un vaso regular y podréis calmar vuestra sed.
  • Portabilidad: La ventaja de poder llevarlos a donde deseéis es de las más importantes. La oficina, el coche, la escuela, un camping, para hacer senderismo, ir de pesca o simplemente estar al aire libre, son algunos de los incontables lugares a los cuales podríais transportar el líquido de vuestra preferencia.
  • Ahorro: Al tener un envase donde depositar vuestra bebida preferida, no habrá necesidad de parar en ningún local comercial para comprarla. Es os hace ahorrar unos cuantos euros y además podréis preparar el contenido totalmente a vuestro gusto.

Características que debe tener un buen vaso térmico

Antes de decidiros por uno en particular, debéis tener en cuenta varias especificaciones que podrían ayudaros a dar con el mejor y el más económico. La relación calidad- precio es de suma importancia en este punto. Pero si os habéis preguntado ¿qué buscar en un vaso térmico? Estas son las respuestas:

Capacidad

Todo depende del propósito que se le quiera dar al termo y de la cantidad de tiempo durante la cual se desea tener disponible un líquido en particular. Incluso también depende de la cantidad de personas que estarán surtiéndose de ese termo, durante determinado lapso de tiempo.

Puede variar de poco menos de medio litro hasta 1 litro, si lo llamamos vaso térmico. Claro que hay termos mucho más grandes de 2, 3, 5 y más litros, pero no son estos los que queréis llevar con vosotros para tomar una taza de café en la oficina ¿Cierto?

Por eso, este es un detalle técnico que se debe tener muy en cuenta.

Sistema de aislamiento del frío o el calor

El material con el que están elaborados influye en su sistema para conservar la temperatura. Todavía es posible hallar los que son de plástico o estaño con espuma de poliestireno, pero hoy en día la tendencia es hacia los de acero inoxidable.

Como son fabricados con las paredes dobles en este metal, logran aislar muy bien el calor o frío externo y consiguen que no se traspasen a la temperatura interna de la botella térmica. Adicionalmente, estos son mucho más resistentes y producen menor toxicidad que el plástico hacia el líquido contenido.

Otras características

Estos contenedores pueden ser realmente agradables cuando se suma a ellos un acabado antideslizante. Que tengan una tapa que se convierta en taza es muy útil. Si veis que poseen una agarradera, asa o una correa, tenedlos en cuenta para vuestra compra, porque son accesorios muy prácticos.

El diseño y el color son otras de las cosas que deberéis verificar para haceros con el vaso térmico perfecto. Preferiblemente, debe estar adaptado a vuestro gusto ¿No? Por otro lado, no necesitaréis protegerlo demasiado si vais con él a la oficina. Sin embargo, si es de camping o senderismo la cuestión, pues no descartéis los que tienen un estuche para cubrirlos y resguardarlos de rasguños y quiebres.

Algunos datos que debéis considerar

No os volváis locos si encontráis un vaso térmico súper aislante. Todo tiene su pro y su contra. El exceso de aislamiento puede lograr, en el caso del café, que este se mantenga tan caliente que se queme a sí mismo. En esos casos es preferible optar por algún modelo con aislamiento razonable o no verter los líquidos tan calientes. Es mejor esperar a que se climaticen solo un poco antes de llenar la botella.

Video de vaso térmico

© Copyright 2019