Los 10 Mejores Monitores de Ritmo Cardíaco para Salir a Correr




Mi novio es un fanático del deporte y el ejercicio. Siempre está tratando de romper sus propios récords así que se toma muy en serio eso de entrenar a fondo.

Pronto participará en un triatlón, pero ha tenido inconvenientes con el rendimiento y el entrenamiento.

Se agota mucho y no tiene claro sus avances ni si ha disminuido la grasa aumentando la masa muscular y aunque se ayuda con una pulsera de actividad no ha visto los resultados esperados.

He decidido buscarle el mejor monitor de ritmo cardíaco que pueda conseguir. Algo que sea económico, pero que cumpa su función me vendrá bien como regalo para él.

 

¿Cuál es el mejor monitor de ritmo cardíaco?  

Conseguir un buen monitor implica que conozcáis vuestras necesidades y lo que hay en la oferta. Una comparativa siempre puede ayudaros con esto.

Tal vez os encontréis con algo realmente barato, no obstante, es oportuno que os fijéis si trae las especificaciones que os hacen falta para no perder el dinero:

 

1. Pulsómetro inteligente Beets Blu

Práctico y preciso

Compatible con Bluetooth, dispositivos inteligentes y mogollón de aplicaciones fitness, este monitor ajustable os dará lecturas más precisas gracias a la tecnología que emplea.

Es lo más adecuado para actividades al aire libre y deportes como el ciclismo.

 

2. Monitor de frecuencia cardíaca Wahoo Fitness TICKR

Una forma avanzada de entrenar

Elaborado para ser colocado en el pecho, el aparato para medir pulsaciones de Wahoo fitness es compatible con aplicaciones para smartphone. Podéis ver vuestras pulsaciones en tiempo real y las calorías quemadas en vuestro dispositivo inteligente.

 

3. Pulsómetro para muñeca Scosche SC-RTHM1-9EU

Exacto y confiable

Diseñado para colocarse en la muñeca, el brazo o antebrazo, este pulsómetro puede mediros la frecuencia hasta por 8 horas seguidas.

Es cómodo, está hecho de tela elástica y velcro lo que os proporcionará mayor precisión.

 

4. Monitor de auriculares inalámbricos de Bose SoundSport

Sin dejar de escuchar música

Capaz de emparejarse con dispositivos inalámbricos este monitor medirá la actividad de vuestro corazón mientras salís a correr, hacéis deportes de contacto o algún otro ejercicio.

Es preciso, confiable y viene con control remoto y micrófono incorporado.

 

5. Reloj GPS con pulsómetro de Garmin Forerunner 630

Sencillo y de gran rendimiento

Adecuado para atletas profesionales, este reloj con pantalla táctil y GPS incorporado no sólo os da la frecuencia cardíaca, sino que os proporciona mediciones relacionadas con umbral de lactato, condición de rendimiento e incluso puntuación de estrés.

 

6. Reloj GPS Suunto Ambit3

Para deportes de alto rendimiento

La marca Suuto ha puesto en el mercado este dispositivo muy recomendado para la práctica de disciplinas deportivas montañeras como Trail running y mountainbiking.

Su batería de alta precisión dura hasta 15 horas. Incluye brújula y navegación de rutas.

 

7. Reloj de entrenamiento con GPS de Polar M400 HR

Con tecnología de predicción satelital

Ideal para la práctica de natación y otros deportes acuáticos, este monitor es resistente al agua y compatible con dispositivos inteligentes.

 

8. Sensor de frecuencia cardíaca Suunto Ambit3

Cómodo y compacto

Si queréis comprar un dispositivo confortable, esta opción puede iros bien tanto para el gimnasio como en otros deportes. Es liviano, sumergible y de gran rendimiento.

 

9. Medidor de frecuencia cardíaca de Mio

Útil y confortable

Diseñado sin bandas para daros menos problemas, este sensor es ideal para deportes tanto dentro como fuera del agua. Es compatible con dispositivos inalámbricos e inteligentes.

 

10. Sensor óptico de frecuencia cardíaca de Polar OH1

Fácil de colocar

Dotado con luz LED, este dispositivo puede medir y leer vuestra frecuencia cardíaca, es ligero, de gran comodidad y rendimiento y muy fácil de poner.




¿Qué es un monitor de frecuencia cardíaca?

Es un dispositivo que detecta y transmite la frecuencia cardíaca de la persona que lo está usando. Son comunes en el mundo fitness, los deportistas suelen llevarlos para medir su ritmo cardíaco y rendimiento. También son de uso común entre pacientes cardíacos que requieren estar midiendo este valor. Algunos producen alertas audibles cuando la frecuencia cardíaca es muy alta o muy baja.

 

Tipos de monitor de frecuencia cardíaca

En la oferta hallaréis mogollón de tipos de monitores, los más populares son:

 

De correa para el pecho

Suelen usar tecnología bluetooth de sincronización. Se compone de una banda o correa que os ajustáis al pecho la cual recoge la frecuencia de los latidos de vuestro corazón y la envía a un receptor que suele ser un reloj de pulsera, donde podéis ver las lecturas. No son precisamente muy cómodas porque deben ir apretadas y si os la aflojáis tal vez se deslice.

 

Oxímetros de pulso de la yema del dedo

Es un método no invasivo para medir la saturación del oxígeno en la sangre, pero también se usa para medir la frecuencia del pulso eh un período corto, pero no durante el ejercicio. Son imprácticos, aunque sí más fáciles de usar que los de correa.

 

Inalámbricos intra auditivos

Son auriculares que rastrean la frecuencia de vuestro pulso. Utilizan el sistema del fotopletismograma que enciende una luz contra vuestra piel para medir el flujo sanguíneo en función de cómo la luz se refleja en los vasos sanguíneos. Son seguros y cómodos e incluso podéis escuchar música mientras estáis revisando vuestro ritmo cardíaco.

 

Sin correa

Llamados también sin tirantes, en éstos los sensores que hacen la lectura cardíaca se encuentran debajo de los relojes GPS, es parecido al de correa, pero con la diferencia que aquí la correa no hace falta porque los sensores están incrustados debajo de la esfera del reloj. Suelen usar tecnología de Bluetooth para sincronizar su respuesta del pulso al teléfono inteligente

 

De brazalete

Aunque parezca sencillo y más cómodo, este es el monitor y medidor de frecuencia menos común del mercado. Básicamente se trata de un monitor que os proporciona la lectura cardíaca desde un brazalete que colocáis en la muñeca o en alguna parte del brazo donde podáis seguir vuestro ritmo cardíaco. Sin embargo, existe la suposición de que el aumento de movimiento en los sensores de balanceo no os proporciona una lectura precisa de vuestra frecuencia cardíaca.