Los 9 Mejores Telescopios Astronómicos




Si eres un entusiasta de la observación de los fenómenos de las estrellas, los planetas y el universo y estás pensando seriamente comprarte un telescopio astronómico, entonces hay una serie de factores que es necesario que sepas antes de hacerte con uno.

Para comprar el mejor telescopio astronómico del mercado conviene primero que conozcas las características de estos equipos y cual viene mejor a tus conocimientos, si es que eres un principiante.

Si es el caso de que ya eres un experto y sabes en qué terreno estás pisando, entonces lo más indicado para ti es que evalúes la marca de tu preferencia, aquel que se adapte más o lo que deseas y tus posibilidades económicas.

Conviene entonces que te hagas un test de qué es lo que realmente quieres para que hagas una compra acertada e informada. Los telescopios son instrumentos de observación complejos y si haces la elección equivocada, podrías sentirte decepcionado.

Es importante, por ejemplo, que tengas claro si quieres un telescopio astronómico exclusivamente o uno con el que también puedas hacer observaciones terrestres. Para ello, es importante que conozcas los tipos de telescopios.

 

¿Cuál es el mejor telescopio astronómico?

A la hora de comprar el mejor telescopio astronómico es fundamental que analices las razones de tu compra.

Si eres un profesional y quieres ampliar tus conocimientos de astronomía entonces no te viene mal una inversión apropiada en un equipo que te sirva a tus propósitos.

Pero si observar las constelaciones y planetas es más bien un pasatiempo y una inquietud que no sabes si te durará mucho, entonces en ese caso lo mejor es que empieces por algo más modesto para luego, si descubres que te gusta, ir avanzando en instrumentos más especializados con los que puedas desarrollar mayores habilidades en el tiempo.

Una guía para hacer la inversión adecuada nunca está demás. Es por esa razón que aquí te dejamos nuestras sugerencias de los mejores telescopios astronómicos que puedes conseguir actualmente en el mercado para que elijas el que mayor se adapte a lo que requieres.

 

1. Celestron NexStar 5 SE

Digital y de última generación

Si estás dispuesto a entrar por la puerta grande en el mundo de la astronomía, entonces elegir el NexStar SE digital parece ser lo más indicado. Su cualidad más llamativa es que es completamente computarizado y, además, tiene memoria para almacenamiento de objetos determinados por el observador.

La marca Celestron apostó a la tecnología de última generación y sacó al mercado este particular modelo de llamativo color naranja con negro que, pese a ser digital, conserva las características del telescopio clásico y es fácil de usar, incluso hasta por los menos versados en el tema.

Otra de las características de este telescopio digital es que tiene rápida velocidad de movimiento y sus motores están totalmente integrados en ambos ejes; tiene apertura de 5 pulgadas, montura automatizada y localiza más de 40.000 objetos celestes con una base de datos que viene incorporada en su memoria interna.

Tanto su montura de brazo motorizado como el trípode se desmontan en partes separadas y pueden armarse fácilmente o transportarse con mayor comodidad. Hacerte de este telescopio representa una inversión, pero si analizas la buena calidad del producto, entenderás que hay una buena relación precio – valor.

 

2. Omegon Telescopio N 150/750 EQ-3

Potente y compacto

Este telescopio es uno de los más versátiles de nuestra selección. Se trata de un instrumento compacto y de pequeñas dimensiones, si hacemos una comparativa con otros similares en el Mercado.

Sus materiales son resistentes y de buena calidad, no obstante, no es tan liviano como algunos de sus homólogos de manera que debe montarse y desarmarse con sumo cuidado. Tiene una relación de apertura rápida de 1:5 lo que proporciona una amplia potencialidad luminosa que supera hasta 600 veces la capacidad del ojo humano.

Es un dispositivo que ofrece nitidez a toda prueba y es uno de los menos costosos de nuestra lista. En opinión de quienes ya tienen uno, su nitidez permite ver con precisión las nebulosas y otros objetos astronómicos. Si quieres precisión y potencia, este es el equipo ideal para ti.

Una característica importante de este equipo es que, además de todas sus bondades, te permite aprender sobre la astrofotografía pues su diseño te permite hacer capturas fotográficas de la luna y los planetas.

 

3. Seben Telescopio reflector de 900-76 EQ2

Con adaptador para SmartPhone

Por sus cualidades, este modelo de la marca Seben, se encuentra en el umbral de los dispositivos para profesionales. Se trata de un telescopio reflector de 900 mm que ofrece una gran nitidez y es fácil de usar.

El 900 – 76 EQ2 es un dispositivo de fácil montaje y elaborado con materiales resistentes que trae, además, un portaoculares de 31,7mm (equivalente a 1,25 pulgadas), y un grupo de accesorios que dan valor agregado a la compra.

De éstos, uno de los detalles de mayor interés es el cable adaptador DAK5 para las cámaras de los Smartphone que permite tomar fotos de forma sencilla. Se consigue en el mercado a precio asequible y, con todas sus cualidades se convierte en un producto atractivo.

El paquete incluye, además: filtro lunar, lente de Barlow, lente erectriz, buscador de cuerpos celestes, protector de portaobjetivo y oculares que, al juntarse, pueden alcanzar aumentos de hasta 450x ofreciendo así una profunda definición de imagen que marca el paso hacia el ámbito de la observación profesional. ¡Todo un fenómeno astronómico!

Si haces una comparativa del precio, con todos los componentes que trae este equipo, te darás cuenta que es una oferta que no puedes dejar pasar.

 

4. Bresser Solarix 76/350

El telescopio newtoniano

Con una apertura de 76 mm y longitud focal de 350 mm, el Solarix 76/350 es un instrumento ideal para principiantes. Este es el telescopio newtoniano por excelencia y una gran opción, tanto si es de día para observar los fenómenos solares; o si es de noche para tus observaciones de los cuerpos celestes.

Otra de sus características es que se trata de un telescopio con montura azimutal que ejecuta movimientos de arriba a abajo, tiene soporte para teléfono inteligente, software astronómico descargable y trae incorporados gráficos de luna.

El equipo cuenta con una ampliación de 18x a 175x y lente Barlow de 2x que lo convierten en uno de los más completos de nuestra selección y, lo mejor, es que se consigue en el mercado a precio bajo.

Sin duda la marca Bresser Optics se anotó un punto del tamaño de la luna con este modelo que, además, tiene certificado por filtro solar, filtro de objetivo especial para seguro solar y viene con dos oculares de 1,25 pulgadas y un lente SR de 4mm.

El paquete contiene también un trípode de aluminio con barra para ubicarlo con estabilidad al hacer las observaciones. Si te decides por un modelo sencillo que cumpla a cabalidad con su función, éste es muy apropiado.

 

5. Celestron PowerSeeker 127 EQ

Ideal para aficionados

Si estás empezando en el tema de la observación de los planetas, entonces este telescopio astronómico es, tal vez, el más adecuado para ti. Se trata de un instrumento reflector, con tecnología newtoniana, de ensamblaje sencillo que no requiere herramientas, así que es perfecto si eres un novato.

El dispositivo viene, asimismo, con apertura de 127 mm, distancia focal de 1000 mm, oculares hasta de 250x (4mm) y lente Barlow de 3x. El aumento máximo del aparato es de 300x y un límite de magnitud estelar de 13.

El Power Seeker es el modelo más económico de nuestra lista y tiene componentes ópticos de vidrio elaborados especialmente para aumentar la transmisión de luz, efecto que hace que las imágenes observadas sean más luminosas y de mayor nitidez.

Otra de las cualidades de esta creación de la centenaria marca Celestron es que viene dotado de montura ecuatorial alemana con mandos de movimiento lento para proporcionar un seguimiento de los astros de manera uniforme. El paquete incluye también un trípode de aluminio.

Así que, si eres un principiante y te estás planteando seriamente adoptar como pasatiempo la observación de los cuerpos celestes, sin duda invertir en un equipo de esta calidad y con su relación precio – valor, es simplemente, una idea acertada.+

 

6. Telescopio astronómico Orion 

Para imágenes impresionantes

Un telescopio astronómico excepcional, sumamente recomendado por astrónomos por tener una gran relación calidad-precio.

Si sois fanáticos del espacio y queréis comprar vuestro primer telescopio, podéis optar por este modelo de la marca Orion, el cual tiene una base dobsoniana que le brinda una estabilidad excelente, lo que logrará que solo tengáis que apuntar y comenzaréis a observar estrellas, constelaciones y hasta los detalles de la luna.

Posee también una óptica reflectora con la suficiente absorción de luz, para poder ver los detalles de los planetas cuando estéis al aire libre con vuestro nuevo telescopio.

Está fabricado en metal, lo que hace que el telescopio sea sumamente duradero, para que podáis usarlo por un montón de tiempo. Además, su amplio lente permite que podáis tomar fotografías a lo que observéis a través de él.

 

7. Telescopio astronómico Schmidt-Cassegrain Celestron 

Apertura de 203mm

Para astrofotógrafos intermedios e incluso principiantes, podéis optar por un telescopio de la mejor calidad, como este de Celestron, muy recomendado no solo por su calidad, sino por sus 8 pulgadas que brindan una mayor captación lumínica, siendo hasta un 84% superior que modelos de menos pulgadas.

Este telescopio posee un diseño mejorado, que lo hace más rígido, menos flexible y una gran estética, que, aunque sea de un tamaño portátil, no debéis confundiros por que sea más pequeño que otros modelos, ya que es para uso avanzado inclusive.

Este nuevo diseño, además, permite ver imágenes del meridiano más completas, sin las interferencias que podáis obtener en otros telescopios por la carcasa del lente, ya que el de este es mucho más amplio.

 

8. Telescopio astronómico Meade

Incluye control remoto

Un telescopio refractor astronómico con el que podréis obtener imágenes muy nítidas de planetas, constelaciones e incluso de algunas nebulosas, ya que cuenta con una gran abertura de 102mm que os permitirán ver la luna tan de cerca, que podréis ver cada uno de sus cráteres y detalles.

Posee además una distancia focal de 600m, ofrece unos campos visuales mucho más amplios, un telescopio que puede convertirse en el compañero perfecto para llevar en viajes de exploración a ver las estrellas, para que seáis todos unos exploradores de planetas y quizás hasta descubráis un cometa pasar.

Tiene un tamaño bastante portátil, además, sus patas telescópicas permiten adaptarlo a diferentes superficies, pudiendo modificar su altura para vuestra comodidad. Sin contar que también es de lo más barato que encontraréis en el mercado cuando de telescopios de excelente calidad se trata.

 

9. Telescopio astronómico Svbony SV35

Modelo ideal para niños

Si tenéis unos pequeños en casa que son entusiastas de la astronomía, qué mejor regalo que comprarles su primer telescopio para que observen y disfruten de las estrellas, constelaciones y todo lo que se esconde en el espacio exterior, algo que podréis conseguir con este modelo mucho más económico que los anteriores, haciéndolo ideal para ellos.

Se trata de un telescopio refractor, con un trípode fabricado en aleación de aluminio, por lo que resultará sumamente duradero, tiene un rendimiento excelente para observar a través de su lente cuerpos celestiales, esto debido a que posee una abertura de 70mm y una distancia focal de 400mm.

Lo que más mola de este telescopio es que cuenta con un adaptador para móvil, para que podáis conectarlo a vuestro dispositivo y tomar tanto imágenes como vídeos instantáneos, y así compartirlo en vuestras redes con amigos fanáticos de las estrellas e incluye una mochila para facilitar su transporte de un lugar a otro.




Tipos de telescopios

Estos instrumentos tienen una clasificación variada que se puede establecer de acuerdo a factores como la marca, los elementos ópticos, la montura, y la tecnología empleada para elaborarlo.

Cada categorización de estos equipos funciona y tiene sus ventajas; todas ofrecen dispositivos de buena calidad, pero elegir entre una u otra dependerá de las preferencias, conocimientos y necesidades del usuario.

Una de las clasificaciones más comunes, es la que se basa en los objetivos del instrumento, así existen tres tipos de telescopios.

 

Refractores

Un telescopio refractor está conformado por un gran lente que hace las veces de objetivo y que se ubica en el extremo anterior del tubo. Estos instrumentos son alargados, relativamente estrechos y con aspectos parecidos a los de anteojos clásicos.

Los refractores vienen de dos formas: los cromáticos, que son los telescopios convencionales, y los acromáticos que trae dos lentes, uno convergente y el otro divergente, que buscan evitar las distorsiones de color.

En opinión de quienes saben de la materia, esta clasificación de telescopio es la más adecuada para principiantes, ya que los refractores son más sencillos de manejar y transportar y, además son de fácil mantenimiento y de muy buena calidad.

 

Reflectores

La característica más llamativa de este tipo de telescopios es que el objetivo no es un lente sino un espejo cóncavo que está situado en el extremo posterior del tubo.

La abertura, por su parte, está conformada por un espejo secundario que es más pequeño. Cuando este espejo secundario es más plano, entonces estamos en presencia de un telescopio reflector de tecnología newtoniana.

Por su apariencia, el telescopio reflector suele ser más corto y ancho, también es más voluminoso y, a menudo, tiene una configuración más compleja, lo cual lo convierte, en la mayoría de los casos, en un aparato difícil de desmontar y trasladar.

El ocular se ubica en una parte cercana a la boca del tubo y sale perpendicular a éste. Generalmente su calidad es mayor, porque su diámetro permite una mejor apreciación de los detalles.

El telescopio reflector es el preferido de quienes desean dedicarse a la astrofotografía o, simplemente, hacer observaciones más profundas. Los espejos que lo conforman requieren permanente alineación, de manera que requiere mayor mantenimiento.

 

Catadióptricos

Estos son los más apropiados para los expertos y aquellos que ya conocen perfectamente el manejo de los telescopios. Su gran particularidad es que combinan las características de los dos modelos anteriores.

Un telescopio catadióptrico está conformado por un espejo cóncavo que está ubicado en la apertura del tubo y una lente correctora que se encuentra en su parte posterior. Tiene además, un ocular en la parte trasera del tubo.

Estos telescopios suelen ser livianos, cortos, gordos y fáciles de transportar. En opinión de los expertos son equipos de gran potencia y muy buena calidad, específicos para observadores especializados y su precio está acorde a sus características.

Dentro del grupo de los telescopios catadióptricos los modelos más conocidos son los: Maksutov y el Schmidt-Cassegrain. Variedades que surgieron en la década de los 60 y 70, del siglo pasado y que aún hoy son referencia de calidad.

 

Telescopio reflector o refractor

Usar un telescopio reflector o uno refractor dependerá de las preferencias y costumbres del observador, pero también de la profundidad del conocimiento que tenga acerca de la observación de los planetas.

Ambas clases de telescopio astronómico funcionan de acuerdo a sus características, y los dos reportan ventajas y desventajas en su uso. Los novatos o quienes se quieren iniciar en el mundo de la astronomía suelen preferir el refractor para ir aprendiendo y, a medida que van tomando nociones de la observación de los cuerpos celestes se hacen con un reflector, que aporta mayor nitidez a la imagen y sirve para observaciones de mayor profundidad.




¿Por qué los telescopios reflectores son preferidos a los refractores?

Una de las razones por las cuales los usuarios suelen preferir los telescopios reflectores, por encima de los refractores, es el manejo de la luz que tienen ambos equipos.

Esta condición viene dada por el lente que los conforma. Cuando usamos el telescopio refractor para hacer nuestras observaciones, su mecanismo está dirigido a aumentar de tamaño el objeto que se está observando, como ya dijimos su funcionalidad es parecida a la de los anteojos clásicos.

El telescopio refractor, mientras aumenta la imagen, recoge la luz a través de los prismas del lente, de manera que funciona como una especie de lupa que agranda y recoge luz, no obstante, por la naturaleza del prisma, la luz que recoge o no es suficiente o no organiza su longitud de onda de forma adecuada así que genera un fenómeno llamado aberración cromática, a través del cual se observan un grupo de colores en el borde del objeto observado.

Por su parte, el telescopio reflector, al no ser un lente clásico no agranda los objetos en la dimensión de un refractor sino que los refleja y, en ese ejercicio, recoge mayor cantidad de luz, entonces éste no funciona como una lupa sino más bien como una suerte de iluminador que vierte un poco más de claridad en los sitios oscuros.

Los espejos reflejan la luz de todas las longitudes de onda (visibles) exactamente de la misma manera, con un telescopio de esta naturaleza no hay preocupación por la aberración cromática.

En resumen, los astrónomos prefieren telescopios reflectores porque pueden hacerse más grandes para que recojan más luz, y porque no tienen aberración cromática.

 

¿Cuál es el aumento máximo de un telescopio?

Los aumentos de un telescopio varían de acuerdo a las características del instrumento, esto es que van a depender de lo que sea más adecuado para el equipo que se está usando. Así que no existe un único aumento máximo, sino que más bien este se estandariza de acuerdo a las cualidades del telescopio.

Según la opinión de los expertos el límite teórico de la ampliación útil para un telescopio es 50 o 60 veces la abertura del telescopio en pulgadas, o dos veces la abertura en milímetros, es decir que para un telescopio refractor de 60mm la cantidad útil máxima de aumentos es de 120, irse más allá sería perder el tiempo.

Así, el aumento de un telescopio no refleja la cantidad de veces que se ve más grande un objeto determinado del cosmos, sino que indica cómo veríamos el astro si nos ubicáramos a una distancia x cantidad de veces más cerca.

El ejemplo clásico de esta teoría es la luna, este satélite se ubica aproximadamente a 384.000 km, pero si usamos un aumento de 100x veremos la Luna como si estuviésemos a 3.840 km de distancia.

Aunque en el mercado hay diversas opciones de aumentos para el telescopio, que van de 60x a 425x, las cantidades exorbitantes de aumentos a menudo resultan ser un fraude o, como mínimo, inútiles, porque la imagen que se ve en el ocular sólo será tenue y difusa.

Quienes saben de la materia insisten, además, que las condiciones atmosféricas influyen mucho en la calidad de la imagen que vemos por el telescopio. Por lo tanto, para usar el aumento máximo será necesario que la atmósfera esté en óptimas condiciones.

 

Otros detalles a considerar

A la hora de comprar un telescopio astronómico, hay también otras clasificaciones que debes tener en cuenta. Aquí te mencionamos brevemente las siguientes.

 

Tamaño

Se refiere al tamaño del objetivo e indica el verdadero potencial de los telescopios. Entre mayor es el diámetro, más cantidad de luz puede captar y, por consiguiente, permite ver los objetos más débiles. Esta característica se indica de varias formas, podemos verla como D, xx o mm, la cifra se entiende en milímetros.

Las aperturas mínimas aceptables son de 60mm en un refractor y 114mm en un reflector. Otros diámetros de mayor aceptación sitúan su apertura entre 80mm ó 90mm en un refractor y 150mm en un reflector, éstas son muy recomendables. Los muy profesionales pueden emplear incluso objetivos con 300mm de diámetro, pero resulta inconveniente el uso de un dispositivo con 50mm o menos para las observaciones, a menos que con ellos quieras concéntrate exclusivamente en un punto focal, para lo cual funcionan bien.

 

Montura

Los telescopios también se diferencian por el tipo de montura que traen. Los hay de montura ecuatorial que permite realizar el seguimiento de los astros. Funciona situando su eje paralelo al eje de rotación de la tierra, su precio es acorde a sus cualidades y es de uso complejo.

También encontramos telescopios de montura acimutal, que ejecuta movimientos de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda, esta es la más sencilla y económica. Otras monturas son las computarizadas para el telescopio digital, éstas son de gran calidad y están completamente automatizadas.

Otra clasificación que también suelen incluir en este grupo, es la montura Dobson, que es básicamente la base de madera que sostiene al telescopio.

 

Video de Telescopio Astronómico