¿Por qué las mascarillas de arcilla son buenas para la piel?

Desde hace tiempo este estilo de cremas faciales goza de popularidad en el mundo de la belleza. Se trata de una técnica que mezcla polvos de tierra arcillosa natural con óleos frutales para conseguir absorción de grasa y limpieza de poros. Sin embargo, pocos saben realmente por qué las mascarillas de arcilla son buenas para la piel.

Más allá de la tendencia, estas pastas hacen que nuestro rostro luzca genial al lograr desintoxicarlo, exfoliarlo y refrescarlo. Y, al final, son la muestra perfecta de que en el cuidado personal basta una técnica natural y ancestral sin necesidad de químicos agresivos.

 

Tipos de arcilla para la piel

Lo primero que hay que saber es que no existe un solo estilo de arcilla. De hecho, según su origen o color muchos minerales del suelo pueden ser usados para crear arcilla apta para el cuidado facial, teniendo así no solo una ex suave sino con focos de acción para problemas distintos.

 

Arcilla de bentonita

Es una de las más populares y con mejor reputación por su efectividad de resultados. Se suele recetar para personas con pieles muy grasas o propensos al acné ya que es especialmente efectiva en purificar la piel de toxinas que se acumulan y dejan ese aspecto de granos.

 

Arcilla esméctica

Proviene de sedimentos volcánicos y es capaz de absorber hasta petróleo, literalmente, así que no tendrá problemas con nuestra grasa facial. Su factor de distinción es que logra iluminación y aclarado en la piel por lo que su uso nocturno puede mejorar la apariencia de manchas y enrojecimientos.

 

Arcillas de caolín

Es un grupo de polvo que puede ser muy útil para cualquier tipo de piel. La variedad amarilla o blanca, por ejemplo, es especialmente buena en pieles sensibles por lo que no tendréis problemas de alergias o reacciones extrañas. En cambio, los tonos rosa son mejores para disminuir la apariencia de acné.

 

Arcilla francesa o verde

Es una variedad muy usada para combatir el envejecimiento ya que logra tensar los poros en su proceso de uso. También es genial para mejorar la circulación e inflamación en l piel. A modo de curiosidad os digo que su color verde viene dado por las algas marinas de la costa francesa, lugar de donde se extrae esta variedad.

 

Arcilla Rhassoul

Este tipo de polvo proviene de marruecos exclusivamente y es genial para el cuidado corporal y hasta capilar. Se recomienda especialmente para pieles alérgicas o secas ya que puede ser muy hidratante mientras quita los residuos acumulados de la piel que causan los grandes granos que no salen.




Los beneficios de usar una mascarilla de arcilla

Propiedades antibacterianas: sanación

Igual que lo haría un antibiótico, la arcilla puede curar infecciones cutáneas como un eccema, la dermatitis o la psoriasis y todo esto sin necesidad de ingerir nada.

Esto lo logra gracias a un efecto de absorción natural que tiene el polvo arcilloso cuando se hidrata con agua o líquidos. Las bacterias patógenas y las toxinas secas se adhieren a esta capa y al secarse la pasta se logra elevar y arrancar las impurezas de la piel sin eliminar la capa buena de flora natural.

 

Desintoxicación de la piel: purificación

Este elemento ocurre como consecuencia del proceso antes descrito. Nos referimos a la capacidad de arrancar contaminantes no naturales producto de la contaminación, residuos químicos del maquillaje y hasta metales pesados con los que estamos en contacto sin saberlo.

En este caso el proceso se logra producto de la atracción de la carga negativa que tienen las toxinas y que se sacan de la dermis cuando se lava la crema.

El resultado es una limpieza de los poros, que se quedan solo con productos naturales y biológicos beneficiosos.

 

Oxigenación celular: circulación

Junto con las toxina y bacterias la arcilla se lleva de nuestra piel el hidrógeno, de esta manera, le da más espacio al oxígeno para su circulación en todo el tejido corporal. Como consecuencia inmediata se tiene mejor circulación en las capas externas de la piel y con ello menos arrugas.

 

Reduce los poros: nivelación

La piel tersa se logra cuando nuestros poros se encuentran cerrados y dan paso a una textura más uniforme y lisa.

Pero eso no es solo una cuestión estética sino de salud. Tener los poros cerrados significa tenerlos limpios, libres de grasa y bacterias. Sin embargo, es un efecto que se logra notar a largo plazo, pues cada vez que sentimos la arcilla secarse y arrancar las impurezas la piel se vacía de suciedad y poco a poco se va reduciendo los espacios antes ocupados por agentes externos, pero para ello necesitamos ayuda de una buena alimentación.

 

Menos sebo: menos acné

El sebo es el nombre que se le da al aceite natural de la piel, un óleo inevitable y beneficioso si está en niveles equilibrados. El problema es que los malos hábitos, el estrés y mal sistema inmunológico pueden hacer que se produzca en exceso y que esta sobre producción termine atorada en nuestros poros n forma de granos.

En estos casos la arcilla secará esa sobra de aceite y sin embargo, debe complementarse con un hidratante suave para que no ocurra de nuevo un excedente de grasa post sequedad.

 

Piel tersa y brillante: suavidad

Nada mejor que un tacto suave y firme en la piel. Por ello, la arcilla es genial para recuperar esa textura tan deseada.

La forma en que lo logra es a través de un mineral muy rico que se encuentra en su composición: el silicio. Este compuesto es el encarado de crear tejido conectivo de la piel, músculos y órganos. Por desgracia lo consumimos muy poco en la dieta, así que su aplicación directa puede devolver un tacto ideal al rostro.

 

Rejuvenecimiento y regeneración

En el mismo sentido del punto anterior podemos mencionar otras propiedades regenerativas en términos de las fibras de colágeno de la piel, logrando un efecto de tensión y de prevención de grietas y arrugas visibles.

 

Mejora el tono de la piel

Muchas veces las desigualdades por el color o tono de la piel se deben a que factores externos han dañado los poros o fibras de la piel. Sin embargo, el uso regular de mascarillas de arcilla puede ayudar a que la renovación celular sea más rápida y las nuevas capas más puras y uniformes.

 

Es completamente natural

La fabricación ecológica y orgánica es un gran factor de ventaja pues nos aseguramos de que estamos poniéndole a nuestro cuerpo ingredientes puros sin la manipulación excesiva de la industria estética.




¿Cómo aplicar una máscara de arcilla?

Limpieza

El procedimiento comienza por el lavado previo de la cara. Esto permite quitar capas de sudor, maquillaje o cremas y dejar realmente al desnudo nuestros poros y dermis, preparándonos para el proceso del componente activo.

 

Aplicación

Bien sea con brocha, espátula o con los dedos limpios debéis colocar la mascarilla ya preparada (mezcla de líquido más polvo) en el rostro de forma abundante pero fina, cubriendo todas las zonas importantes.

 

Relajarse y esperar

Puede ser muy tonto, pero es la parte más importante pues es cuando los compuestos actúan.

 

Remover

Quitar la mascara seca con agua y luego usar un tóner o hidratante natural es fundamental para completar el cuidado.