Los 5 Mejores Molinillos de Café Eléctricos con los que Haréis un Expreso Digno de un Barista




No tenéis que ser verdaderos aficionados al café para que disfrutéis de una bebida bien hecha, con bastante cuerpo y aroma. De esto depende principalmente una molienda fresca y para obtener mayor sabor debéis tener a la mano el mejor molinillo de café eléctrico que encontréis entre la oferta disponible.

Los molinillos vienen en diferente marca y capacidad y os servirán para reducir el grano que os ayudará a preparar diversos tipos de café como si fuerais consumados baristas.

Sin embargo, veréis que estos utensilios tienen determinadas características que, según el caso, os harán más especializado o más sencillo el proceso de preparar café. Entre ellas, veréis que algunos traen dosificador y otros, simplemente son de mantenimiento sencillo.

Para que elijáis lo correcto es oportuno que hagáis un test de necesidades y establezcáis una comparativa de los modelos que os ofrecen lo que estáis buscando, es esencial que miréis también el precio para que seleccionéis lo más adecuado.

 

¿Cuál es el mejor molinillo de café eléctrico?

Si ya os llegó el momento de comprar y tenéis claro lo que estáis buscando entonces debéis iros por la que os ofrezca todo lo que estáis necesitando a un precio bajo. Contar con una lista previa siempre resulta útil para que elijáis lo que mejor os va. Aquí os dejamos la nuestra:

 

1. Molinillo de café Graef CM800

Con funciones automáticas

Elaborado con carcasa de aluminio, este equipo tiene molido automático y molienda ajustable a vuestras preferencias.

Debido a su estructura os ofrece una molienda fina, especial para un sabroso café espresso, o una gruesa para preparar la bebida en otros dispositivos.

Viene con contenedor desmontable que os facilitará la limpieza, trae base de goma y cepillo limpiador para que hagáis mantenimiento óptimo de vuestra máquina. No es económico, pero es un aparato con grandes prestaciones.

 

2. Krups GVX242

Versátil y de gran capacidad

Fabricado con sistema de muelas, este aparato es capaz de hacer molienda gruesa y fina con el que obtendréis un café aromático y delicioso en diferentes tipos.

Podéis colocar hasta 220 gramos en granos de café, cantidad que os rendirá para, al menos, unos 12 servicios de café, lo que estabais buscando si sois de familia grande o si, eventualmente tenéis invitados en casa que disfrutan del buen café. Es asequible, sólido y muy potente.

 

3. Molinillo de Café de Muelas de Acero Inox Severin 3873

Potente y ajustable

Dotado de un temporizador electrónico que establece el número de tazas a preparar, este molino de ribetes cónicos, está fabricado en acero inoxidable y actúa para preservar el máximo aroma de las semillas de café.

Se trata de un modelo sólido, resistente, de gran rendimiento, con agarre ergonómico y pies antideslizantes pero muy poco silencioso.

Es de costo razonable y hace molienda para café de filtro y un polvo fino, ideal para el café exprés.

 

4. Molino de café eléctrico Melitta 1019-01

Calidad profesional

Con este atractivo aparato, moler para servir una deliciosa taza de café, os convertirá el proceso en algo sencillo y muy fácil de ejecutar.

Viene con 17 tipos de ajustes diferentes para una diversidad amplia de molido. Es un equipo de buena calidad, fácil de usar, sólo con presionar un botón obtendréis óptimos resultados.

Es de bajo costo, ahorra energía a través de su función de apagado automático y es un dispositivo fácil de lavar.

 

5. Arendo Caffetiamo

De limpieza fácil

Este molino es el menos costoso del mercado. Se trata de un equipo de cuchillas muy robusto, con circuito de seguridad integrado.

Se trata de un aparato multiuso debido a la gran cantidad de funciones que tienen sus aspas dobles y cuádruples, que puede moler finamente, pero también grueso y no sólo café sino otros alimentos como los frutos secos. En opinión de quienes ya lo tienen es un aparato duradero y de acabados impecables.




Cuchilla frente al molino de ribetes

Hay dos tipos de amoladores, los que tienen ribetes, también llamados muelas y los que tienen cuchillas o aspas, como igual se les nombra: los muy expertos desestiman los de cuchillas por considerar que, aunque son los más baratos, no hacen buenos cortes y no muelen de manera eficiente y uniforme, lo que resulta en un grano irregular. Los de ribetes, por su parte, funcionan utilizando dos piezas dentadas de metal o cerámica que se colocan a una distancia específica entre ellos y giran para machacar los granos según el tamaño deseado. Los diferentes tipos de ribetes son:

  • Ribetes planos contra cónicos: Los de ribetes planos son dos anillos paralelos con espacio entre ellos, donde los granos son molidos, mientras que los cónicos tienen un anillo que muele los granos según sea el tamaño adecuado.
  • Ribetes de acero versus cerámica: Las de cerámica se utilizan para moler perfectamente granos de expreso y son comunes en los molinos manuales, los de acero son los más comunes en las máquinas de café, son asequibles, pero no duran tanto como los de cerámica.

 

Tipos de molienda

Existen diversos tipos de molienda. Los molinos de más alta gama generalmente os permitirán seleccionar la que más os guste o la que sea vuestra preferida según el café que deseáis beber ya que, diferentes formas de elaboración requieren diferentes tipos de molienda, también determinados tipos de máquinas aceptan mejor algunos tipos de molinos que otros. Aquí os explicamos cómo es cada uno:

 

Gruesa

Los tipos de grano de molienda gruesa son ideales para máquinas de café frío, para las prensas francesas que necesitan este tipo de molienda para asegurar que los filtros retengan los residuos y también para los percoladores. En esta, los granos quedan molidos de manera tosca y se parecen a las partículas de sal por su gran tamaño y definición.

 

Media

Se usan muy frecuentemente para las cafeteras de goteo y para quienes gustan de prepararlo con ollas al vacío. En esta variedad de molienda, el café luce como partículas de arena suelta.

 

Fino

Es la ideal para las máquinas de expreso, pues el estilo de molido hace que se conserven mejor el aroma y el sabor, tal y cómo prefieren los amantes de este estilo que disfrutan de una bebida fuerte, muy aromática y con mucho cuerpo. En este tipo de molienda el grano es muy suave y sedoso, es muy parecido al polvo.

 

Turca

Esta variedad de molido sirve solo para las ollas de café turco ya que no es posible sacarle provecho en ningún otro dispositivo.

Se conforma por una fina arenilla en la que no podréis ver granos o partículas de ningún modo, es el polvo perfecto y está hecho con los mejores molinos de café existentes en el mundo.




¿Qué buscar en un molinillo de café automático?

Comprar un buen molinillo no es sólo cuestión de marca o de precios, hay una serie de factores que deberían tener los buenos molinos y que son esenciales de mirar en uno de estos aparatos a la hora de que lo llevéis a casa. Si queréis un verdadero buen producto, deberéis prestar atención a las siguientes cualidades que, sin duda, un buen molino debe tener.

 

Molienda consistente

Con los molinos de ribetes, sois capaz de obtener una configuración similar cada vez que uséis el molino, esto os dará como resultado una molienda uniforme, consistente, muy parecida la una de la otra.

Si tenéis un molino de cuchillas debéis aseguraros que la molienda quede sin restos de trozos para que os resulte uniforme, así que, al momento de comprar debéis tener en cuenta este detalle.

 

Configuración versátil

Si sois de los que prefieren diversos tipos y estilos de molienda, debéis aseguraros que el producto elegido las hace todas de manera eficiente y que valió la pena cada Euro gastado en un producto con tales prestaciones. Si os habéis gastado buen dinero en vuestro molino lo más apropiado y justo es que tenga ajustes versátiles.

Si sois de los exigentes del café, es probable que os decidáis por uno que os ofrezca diversas configuraciones desde la molienda más fina para café turco o la más gruesa para café de prensa francesa o la media para las cafeteras de goteo. Las de cuchilla sólo os ofrecen la opción de molido tras presionar un botón, en ellas no hay mucha versatilidad ya que tiene pocos ajustes.

 

Facilidad de limpieza

Usualmente los fabricantes recomiendan no usar jabón en la limpieza de los molinos ya que esto pudiera dejarle a vuestro café un desagradable regusto a jabón, es por ello que la mayoría de las personas prefieren poder limpiarlo con un paño húmedo.

De hecho, si observáis los comentarios entre los usuarios, os encontraréis con que algunos molinos se limpian en las cuchillas y ribetes con cepillos. Los fabricantes aseguran que los molinos de ribetes hechos con cerámica son de fácil acceso para la limpieza. Lo ideal es que mantengáis vuestro molino limpio sin restos que puedan afectar su funcionamiento o vuestra molienda.

 

Tapas profundas

Esto sólo es en el caso de las amoladoras de cuchillas, ya que, en este caso, las tapas son también en área donde se almacena el café molido. Entre más profunda, menos derrames se producirán.

 

Operación relativamente silenciosa

Esto puede ser un verdadero problema si sois de los que despertáis a primera hora de la mañana para degustar el primer café del día. Según afirman los expertos los molinos de cuchillas tienden a ser más ruidosos que los de ribetes, pero éstos tampoco es que operan bajo un silencio sepulcral.

Lo ideal es que escojáis un modelo que os de los resultados esperados sin tener que despertar a media cuadra con el encendido de vuestro molino. Si bajo ningún concepto soportáis el ruido, ni siquiera por el más delicioso café mañanero, entonces deberéis considerar un molino manual.

 

Construcción sólida

Las estructuras de acero inoxidable con trenes metálicos de transmisión os proporcionan un equipo robusto y sólido, casi todos los molinos de ribetes están elaborados sobre la base de esa construcción.

 

Dosificador o sin dosificador

La mayoría de los aficionados al café prefieren un molino con dosificador porque éstos están en capacidad de proporcionaros dosis para varias tazas de café expreso.

El dosificador es una cámara que se divide en secciones las cuáles giran y son llenadas con una dosis de café molido. Según los expertos, los molinillos con dosificador son más fáciles de limpiar.

 

Escalonado o sin escalones

Los molinillos escalonados son más sencillos de usar que los modelos no escalonados, sin embargo, éstos últimos siguen siendo los preferidos de los amantes del buen café ya que prefieren tener el control sobre la molienda y los no escalonados lo proporcionan por completo ya que os ofrece un número infinito de ajustes.

 

Video de Molinillo de Café Eléctrico