Las 5 Mejores Impresoras 3D para que Hagáis los Diseños Más Guay en Casa




¿Deseáis crear objetos tridimensionales, herramientas, partes de maquetas y juguetes en casa? Necesitáis la mejor impresora 3D. Aunque parezca cosa de los supersónicos o de ficción, es posible tener vuestra propia impresora 3D en casa si sois un aficionado de la tecnología o tenéis un pequeño negocio. También si eres un estudiantes de arquitectura interesado en armar maquetas, por ejemplo.

Lo mejor de estas máquinas es que no suelen ser muy pesadas ni muy aparatosas y que, aunque vengan en kits para armar y no listas para usar, suelen ser muy fáciles de armar y quizá pueda constituir una interesante actividad para hacer junto a vuestro equipo de trabajo o familia.

La tecnología ha avanzado tan exponencialmente que estos artefactos que creíamos muy lejos de nuestra realidad hace poco más de diez años, hoy son una realidad no sólo para las industrias o para los médicos sino también para todo entusiasta de la tecnología.

 

¿Cuál es la mejor impresora 3D?

Para tratarse de una maquinaria que maneja una tecnología de punta, su precio no suele ser nada alarmante. Hay modelos que se pueden conseguir a un precio equiparable al de otro dispositivo electrónico tan básico como un teléfono móvil inteligente de gama media o una cámara profesional.

Como todo artefacto eléctrico, este producto requiere de ciertos requerimientos de espacio, software y materiales que no son los mismos para todos los modelos ni para todas las marcas. Por esto, lo más recomendable es escoger sabiendo muy bien de lo que este producto se trata, de lo que es capaz de hacer por vosotros y de cómo funciona.

Y, para vuestra suerte, toda esa información está disponible en este mismo artículo así que habéis aterrizado en puerto seguro para que la búsqueda sea mucho más fácil. Además, os ofrecemos una excelente lista comparativa con los mejores productos y el mejor precio. ¿Listos para comprar ya? ¡Echad un vistazo!

 

1. Impresora 3D Anycubic i3 MEGA

Pantalla táctil incluida

Este modelo viene en kit de construcción que se ensambla con tan sólo 8 tornillos que se insertan en tres líneas. Podéis construir piezas de un gran volumen, de al menos 210mm de ancho, 210mm de profundidad y 205 mm de largo. Con pantalla táctil.

Tiene una cama caliente integradora con capa de vidrio especial, con recubrimientos patentados en la superficie. Es muy fácil de quitar los objetos impresos con ella. Cuenta con detección de filamento en el que se pausa la impresión automática cuando acaba el filamento, y se reanuda con un solo clic después de que se vuelve a cargar.

 

2. Impresora Acrílica 3D Geeetech PRO B

Tiene el mejor precio del mercado

Un producto de alta garantía con un precio muy económico para la calidad que ofrece. Cuenta con certificados: CE y FCC. A su vez, viene con una disponibilidad de servicio de asistencia en línea a través de WhatsApp para una mayor comodidad e inmediatez que amaréis por su modernidad.

Tiene soporte del filamento PLA y ABS y sistema de impresión FFF (fabricación de filamentos fundidos). También incluye una placa acrílica de 8 mm de espesor. El paquete incluye 1 kit para armar la impresora con sus piezas, un juego de herramientas y 3 metros de filamento para vuestra conveniencia.

 

3. LESHP Impresora 3D

Excelente relación calidad precio

Este buen modelo incluye un video de cómo funciona e instrucciones en PDF, ambos ideales desde el primer momento porque es un modelo para armar en casa, lo cual se puede volver un poco difícil en otros modelos.

Este producto es de calidad asegurada porque cuenta con placa de aluminio de calidad de aviación, lo que asegura que la superficie es completamente plana y no se deformará durante el calentamiento propio del proceso de impresión. El marco del metal es mucho más fuerte que el del PVC o madera. Tiene una velocidad mejorada y mayor eficiencia. ¡Todo a un precio bajo!

 

4. Impresora 3D GIANTARM Mecreator2

Los usuarios la prefieren

La opinión de los usuarios no falla: es un equipo de buena calidad y a un precio asequible. Esta impresora 3D usa una tecnología de impresión FDM y además cuenta con un peso liviano que es de tan sólo 9.05 kg, así como una estructura resistente al desgaste y con mucha durabilidad.

Las dimensiones totales del producto son de 320mm de ancho, 320mm de profundidad y 360mm de largo, mientras que su manera de recibir la información es a través de un puerto de tarjeta SD y uno de USB, lo cual os da varias opciones a vuestra conveniencia.

 

5. BQ Hephestos H000195

Alta resolución

No es el menos costoso, sin embargo, se trata de un producto que ofrece una alta calidad que se traduce en una alta resolución en sus diseños impresos. Su volumen de impresión es de 215mm de ancho, 210mm de profundidad y 180 mm de largo.

Es un modelo de color rojo y verde y cuenta con pantalla LED para ver detalles del proceso de impresión en vivo y lector de tarjeta SD estándar y ranura USB. Usa tecnología de inyección para la impresión y sin dudas es una excelente opción para cualquier usuario.




¿Qué es la impresión 3D?

Se trata de una forma de impresión que va mucho más allá de las tradicionales impresiones sobre una hoja de papel blanco. Es la fabricación de un objeto capa por capa usando materiales especializados y una máquina capaz y diseñada para ello. La mayoría de éstas son tipo FFF (Fused Filament Fabrication), Aunque hay muchos otros tipos de impresoras 3D, como la estereolitografía y las impresoras láser.

Tomáis un modelo de tres dimensiones y un software replicador especial que indica a vuestra máquina como cortar esas finas capas horizontales y ensamblarlas de manera que se construya el diseño que deseáis que puede ir desde maquetas para la arquitectura hasta juguetes y que últimamente pueden ser hasta implantes externos para suplir la ausencia de alguna de las extremidades en un ser humano.

Son realmente nuevas, con tan sólo un año de disponibilidad en el mercado y desde sus inicios fueron pensadas para un uso industrial, por lo que su precio no es el más asequible.

 

¿Cómo escoger la mejor impresora 3D?

Aunque su primer objetivo no es precisamente ser un aparato casero, no podemos ignorar una realidad cada vez más cercana en la que estas impresoras serán parte de nuestro día a día y las domésticas serán mucho más comunes de lo que pueden serlo hoy en día. Entonces, ¿cómo elegir una que se adapte a vuestras necesidades?

 

Material de impresión, filamentos y carretes

Estas impresoras necesitan una bobina o carrete de filamento que puede ser tanto de ABS que es el acrónimo de acrilonitrilo butadieno estireno o de PLA que es el nombre corto y práctico del ácido poliláctico.

Estos materiales plásticos son termoplásticos. Tienen la capacidad de flexibilizarse al entrar en contacto con el calor, pero, al enfriarse, vuelven a su estado sólido. Sin importar las veces en las que se haga este proceso, el efecto será igual.

Entre estos dos, el ABS suele ser el favorito de los profesionales por su alta resistencia a la temperatura. Por su parte, el PLA no tiene la misma capacidad, pero se encuentra disponible en una amplia variedad de colores, por lo que está bien para aficionados y amantes del cuidado del medioambiente porque, al ser a base de maíz, es un material biodegradable. Aunque eso no significa que por eso sea menos durable que el ABS.

No obstante, existen otros materiales. Lo importante es saber cuáles son los que vuestra máquina admite y los diámetros o el tamaño de carrete que es capaz de soportar para que tengáis es material de impresión perfecto. Algunas impresoras sólo admiten materiales del mismo fabricante.

  • Nylon: el más popular de los materiales de nylon utilizados para este fin es en nylon 618 que se utiliza sobre todo en la industria médica, en trabajos como la creación de implantes externos. Su color blanco natural es ideal para colorearlo del color que deseéis.
  • Resina: un producto final impreso con este material, al ser expuesto a los rayos UV puede decolorarse. Por esto, suele pintarse luego de la impresión. A pesar de este pequeño efecto, este material ofrece impresiones precisas y suaves. Además de la posibilidad de lograr texturas muy deseables.
  • Madera: el proceso de impresión de este material es muy similar al del ABS y el PLA. Es ideal para crear objetos que tengan la misma textura, apariencia y olor que la madera. Sin embargo, no se trata de madera pura. Este material es una mezcla entre madera reciclada y polímero vinculante.
  • HIPS: excelente como material de apoyo y excelente para la creación de objetos 3D de soporte, pero el calor puede hacer que se reduzca.
  • Acero inoxidable: las impresoras compactas, de escritorio, no suelen admitir este material y es el más complicado de usar en las impresiones. Se trata de una combinación de acero inoxidable y cobre resistente al desgaste.

 

Volumen de construcción /área de impresión

Esto es importante porque mientras mayor sea, más podéis crear. Os dará la oportunidad de crear objetos de más grandes dimensiones. Las industriales y especializadas permiten crear objetos de hasta un metro cúbico, mientras que las de escritorio que son más compactas y generalmente utilizada por aficionados o amateurs ofrecen la realización de objetos de hasta 380 milímetros cúbicos.

 

Velocidad de impresión

Se ve afectado por la calidad de resolución, mientras mayor sea, menos rápida será la velocidad de impresión. Así como la complejidad y el material utilizado en el proceso. Aunque, por lo general, las pequeñas máquinas van de una velocidad de 40mm/s a 150mm/s.

 

Resolución de capas

Un objeto impreso en una baja calidad de resolución está conformado por capas muy gruesas que permiten que se vea la división entre una y otra. Por el contrario, si elegís la resolución alta, vuestro producto final será liso y con capas muy finas que hará menos obvio ver las capas que componen el resultado.

 

Extrusoras

Es bueno considerar cuántos extrusores incluye vuestra impresora 3D porque más de una extrusora permite que en una sola impresión se utilicen varios colores y/o materiales a la vez.

La mayoría de las impresoras 3D en el mercado tienen una boquilla por extrusora, pero con un sistema de doble boquilla la velocidad de la impresión puede optimizarse hasta más del triple. Recordemos que el ensamblaje del extrusor implica una boquilla de impresión calentada, justo es la parte responsable de la fusión y extrusión del material.

 

Conectividad

Esto puede variar de un modelo a otro, pues pueden contar con un puerto USB, con conexión Wifi o Ethernet. Todos estos sistemas permiten que la impresora 3D capte de un artefacto externo, ya sea PC, teléfono móvil o tableta, el objeto a cortar a través de su software de corte. Incluso algunas cuentan con ranura de tarjeta SD.

 

Pantalla y LCD

Es maravilloso contar con una pantalla, un juego de luces LED o una pantalla de gráficos LCD en vuestra impresora 3D porque así, tal y como en las pantallas de otros dispositivos como cámaras fotográficas, podréis contar con información súper valiosa de vuestro trabajo. Esto puede ser el tiempo que resta para que la impresión esté lista o reportar algún inconveniente durante el proceso, por ejemplo.

 

Kit vs. Ensamblado

No todas las impresoras 3D vienen completamente ensambladas, algunas llegan en un kit con sus partes divididas que pueden organizarse y armarse de manera muy fácil. El precio de un artefacto completamente ensamblado es mayor al de uno que venga en partes.

 

Características adicionales

No hay una sola forma de impresora 3D, hasta la fecha existe una amplia variedad de ellas que va desde sus formas a sus funcionalidades y accesorios especiales. Aquí algunos de ellos:

  • Impresora 3D todo en uno: es una maravilla que combina varias funciones a la vez en un solo artefacto. Es decir, puede no sólo imprimir sino copiar y enviar faxes. ¡Una verdadera máquina multifunción!
  • Cámara: estas pueden estar incluidas en vuestro modelo de impresora 3D y puede monitorearse a través de la PC o desde vuestros teléfonos inteligentes. Esto indica que podéis supervisar vuestras impresiones en tiempo real e incluso tomar fotos del producto final.
  • Reconocimiento automático del material: hay algunas que tienen esta característica, lo que será muy útil porque será indicado a través de su pantalla (en caso de que la tenga) y no habrá que indicarlo manualmente a la hora de ingresar el material.
  • Estética: ¿estará en vuestra oficina? ¿ocupará un gran espacio dentro de vuestra casa? Entonces deberéis escoger un modelo atractivo que os haga lucir profesional.

 

Software de impresión 3D

También llamado software de corte, puede abrir e imprimir archivos de formato STL y la mayoría de las impresoras 3D lo incluyen.

Pero, ¿qué es un archivo STL? Es el tipo de archivo estándar que puede ser reconocible por el software para convertirlo, a través de la máquina, en un objetico palpable. Está compuesto por toda la información necesaria requerida por el software y el hardware para saber qué crear y cómo crearlo.

Volviendo al software y cómo funciona, éste permite incluso rotar y cambiar el tamaño del objeto a imprimir y escoger el grosor de las capas, el tipo de relleno y color. Incluso podéis diseñar vuestro propio objeto con un programa de modelado 3D y exportarlo como archivo STL. Estos programas se consiguen gratis o pagos en línea.