Los 5 Mejores Gel de Aloe Vera para una Piel Sana e Hidratada




Siempre he sido fanática de las propiedades del aloe vera para curar mi piel pero imposible llevarme un jarrón de la planta de vacaciones conmigo o tenerla a la mano en cada quemadura de verano.

Por suerte, la solución vino con el mejor gel de aloe vera, es la forma más práctica aprovechar sus propiedades en cualquier momento.

Además, los verdaderos ecologistas apreciamos tener los beneficios de la cosmetic natural sin andar degollando las hojas del aloe que tenemos en casa o que están en los hoteles. Así que si no habéis usado nunca estas cremas, debéis seguir leyendo.

 

¿Cuál es el mejor gel de aloe vera?

Os cuento que el gel me ha venido de maravilla, no solo para mis quemadas sino para el acné y hasta para suavizar la piel de mi novio luego de cada afeitada. Eso sí, no se puede usar el mismo tipo de gel en cada caso.

Existen algunas presentaciones enriquecidas con componentes naturales para pieles sensible o tratamientos dermatológicos más especiales. Pero también hay otras fórmulas más genéricas que se pueden usar diariamente y reparar la piel a largo plazo.

Por ello, en esta comparativa os tengo los mejores gel para que probéis por vosotros mismos y cuidéis vuestra piel como se merece.

 

1. Gel de aloe vera 99% orgánico Seven Minerals

Ligero y natural

Tiene la mejor textura que he probado. Es líquido al tacto y absorbe rápidamente en la piel sin quedar pegajoso, esto es fundamental para mí pues me gusta usarlo diariamente en las zonas más resecas. Además, la marca no incluye aditivos químicos.

 

2. Gel de aloe vera ecológico  Satin Naturel

Envase de máxima preservación

Este producto es tan económico como de buena calidad. Yo lo uso para todo: cara, cabello o cuerpo y no deja olores desagradables. Me encanta también que tenga otros añadidos beneficiosos como el ácido hialurónico y que sea prensado en frío para su mejor aplicación.

 

3. Bio-gel de aloe vera y rosa mosqueta Cactus Care

Doble restauración

Gracias a sus dos componentes principales este gel me lo recetaron para cuidar mi piel luego de las sesiones de depilación láser y os digo que funciona. También es ideal para la piel, con acné, arrugas, antiedad y manchas. Deja todo con el tacto de un bebé.

 

4. Gel de aloe vera Naissance

Hidrata y protege

No solo es barato sino que la presentación rinde mogollón. Este lo compré para un regalo familiar y a mi abuela le ha sentado de maravilla en su piel delicada, me cuenta que es súper refrescante y la ayuda a proteger sus manos de resequedad en invierno.

 

5. Gel de aloe Lanzaloe

Rico en oligoelementos

Este es un gel de extracto puro lo que significa que es tan espeso y da tanto alivio como la planta en sí. Su espesor es perfecto para hacer mascarillas capilares o para suavizar la exposición solar. Lo recomiendo si queréis invertir más tiempo en tratamiento corporal.




¿Qué es el gel de aloe vera?

En sí, este producto es el derivado natural del relleno gelatinoso interior en las hojas suculentas de la planta de aloe vera.

Está diseñado para uso externo para la piel y el pelo, siendo un calmante, intiinflamatorio y regenerador por sí solo. Está indicado para muchísimos de los problemas dermatológicos de hoy en día.

 

Beneficios del aloe vera para la piel

Hidratación

Es el mejor hidratante orgánico que se puede tener. Suaviza sin obstruir poros y sin aceitar las pieles grasosas.

 

Curación de quemaduras

Es su propiedad más buscada pues alivia de forma inmediata cualquier insolación o herida “after sun”, restaurando rápidamente el daño solar.

 

Antiacné

Su uso en el rostro es muy común para personas que sufren de acné pero en el resto del cuerpo es capaz de reparar y actuar como un antiestrías. Esto lo logra porque desinflama y desinfecta.

 

Combate signos de la edad

La alta concentración de vitamina C y E favorece sus propiedades anti-envejecimiento. Siendo muy usado como crema antiarrugas.




¿Qué debéis tener en cuenta para elegir el mejor gel de aloe vera?

El mercado del cuidado de la piel está repleto de diversas opciones para distintos tipos de piel y clima, por ello es importante tomar en cuenta las siguientes variables para hacer una compra adecuada:

 

Tipo de piel

Cada tipo diferente de piel aprovechará una propiedad distinta. Las pieles secas por ejemplo requieren mayor hidratación mientras que las grasas requieren enfriamiento posterior y las sensibles, mejor circulación.

 

Tipo de enfermedad

Si poseéis hongos, sequedad o infecciones requeriréis más o menos componentes adicionales en vuestra crema.

 

Alergias

Ante problemas de reacciones cutáneas es mejor optar por opciones con protección limutica. Un truco es probar el tónico en el tobillo antes de usarla en la cara para evitar cicatrices irreversibles.

Ingredientes

Dependiendo del tipo de pureza de vuestro gel encontrareis fórmulas más o menos orgánicas, las mejores vienen sin silicona dañina.

 

Motivo

Para poder medir la eficiencia de una crema es necesario tener un propósito anterior, no es recomendable ir por un producto tan delicado solo porque alguna colega os lo recomendó. Así que mejor os aconsejo pensar en vuestras debilidades y necesidades de piel para conseguir los componentes correctos que os dejará satisfechos.

 

Sin crueldad

Aunque es un producto ecológico, no siempre todo es tan vegano en estos geles. Hace falta buscar bien para ir por un producto que no sea probado en animales y así garantizar su nivel de amabilidad con el ambiente.

 

¿100% pureza?

Si leeis un porcentaje tan alto es posible que sea falso. Esto es porque el gel natural de la planta no puede tener tanta durabilidad sin añadirsele conservantes y espesantes.

 

Tipo de espesante

Cada crema puede tener distintos espesantes que rinden el producto. Las versiones más naturales que se usan son las algas marinas y la goma de xantano. Por su parte, los envases de dudosa procedencia que no especifican componentes pueden tener carbomer como espesante y este podría enmascarar las mejores cualidades del aloe.

 

Conservantes

Intentad buscar una preservación natural a través de añadidos como el sorbato de potasio o el ácido málico, aunque cualquier opción sin parabenos será igual de beneficiosa.

 

Color

Evitad a toda costa los aditivos de colores ¡el gel debe ser transparente!

 

Fragancia

La regla anterior aplica para los olores también. Es mejor ir por lo neutral y no lo artificialmente floral.

 

Empaque

Para evitar que el gel se ponga rancio por su oxidación es mejor optar por presentaciones de vidrio, con botellas opacas y dispensadores de bomba. Solo así conservaréis la frescura.

 

Video de Gel de Aloe Vera