Las 5 Mejores Freidoras para Hacer Patatas Fritas Extra Crujientes en Casa




Intentando que las patatas fritas me quedaran como las de un local de comida rápida, fracasé cientos de veces. ¿No os ha pasado? Por más que probaba consejos y recetas, me quedaban blandas, muy pálidas o demasiado doradas. Ahí fue cuando me decidí a comprar ¡la mejor freidora del mundo!

Era una necesidad. El antojo de comer patatas crujientes hechas en casa era muy grande y unos amigos me hicieron esta recomendación. De tanto sufrir, opté por escuchar su opinión y convencí a mi esposo para revisar los distintos modelos que había en el mercado.

Para este tipo de electrodomésticos hay que buscar una marca reconocida al menos dentro del ramo, que mezcle buena calidad con un precio asequible. Particularmente, prefería una que trabajara sin exceso de aceite y así poder cocinar comida sabrosa pero también más sana.

Si andáis en la misma búsqueda, os puedo daros algunos tips para elegir. Los mismos que nosotros utilizamos para hacernos con nuestra nueva freidora de aceite.

 

¿Cuál es la mejor freidora?

Antes de invertir vuestros euros en la primera que veáis, porque su precio os resulta menos costoso o más económico que el de otras, os recomiendo revisar antes  ciertas características.

Algunas de las cosas que debéis ver son el modelo del aparato, si deseáis una freidora clásica o con otras prestaciones, si queréis que tenga mucha o poca capacidad, que posea eficiencia energética  o que sea fácil de limpiar.

Claro que aquella que combine varios de estos beneficios será la más adecuada. El acero inoxidable es uno de los materiales que más se utilizan para estas herramientas de la cocina así que no está demás asegurarse que lo tenga la de nuestra elección. A menos que con dos usadas os guste una freidora con superficies anaranjadas de óxido. Lo dudo.

En fin, en vez de deciros que os vayáis por un modelo en concreto, porque cada quien puede tener diferentes necesidades en términos de presupuesto y de espacio en la cocina, os compartiré una lista comparativa con las que a mi esposo y a mí nos parecieron las 5 mejores freidoras que existen.

Teniendo en cuenta las especificaciones de cada una y los costos podréis llevaros a casa la que más os convenga.

 

1. Freidora Tefal Filtra Pro Premium FR510170

Clásica y compacta

Esta freidora, de acero inoxidable, es perfecta para quienes tienen poco espacio en la cocina pero aun así quieren preparar  las mejores patatas. Es compacta, sus medidas son 30x22x34 cm, sin embargo, tiene capacidad para 3 litros de aceite con lo que se pueden freír hasta 1.2 kg de patatas fritas.

Cuenta con un sistema patentado de filtrado del aceite y es muy fácil de limpiar. Varias de sus partes son aptas para el lavavajillas incluyendo la cesta para freír y la tapa. El temporizador y el termostato son ajustables. Cocina hasta 60 minutos entre 150°C y 190°C.

 

2. Freidora DeLonghi F 44532 CZ

De gran capacidad

5 litros de aceite aguanta esta freidora de gran capacidad para poder hacer en casa varios y deliciosos san jacobos, alitas y muslos de pollo. Es ideal para familias numerosas porque podéis cocinar más alimentos en ella. Cuenta con un indicador de luz, una capa antiadherente y un tazón extraíble que la vuelve fácil de limpiar.

Está hecha de acero inoxidable, para mayor resistencia y durabilidad. Incluye un piloto de temperatura, temporizador digital y una ventana de visión muy conveniente para vigilar el estado de cocción de la comida. Una de sus mayores ventajas es que permanece fría al tacto.

 

3. Freidora Princess 01.183002.01.050

Se calienta rápido

Muy conveniente para los que no tienen mucha paciencia y quieren rápido sus patatas fritas, este modelo tiene una potencia de 3200 W que le permite calentarse rápidamente.

Tiene un filtro metálico de aceite de seguridad que evitará que os queméis con burbujas o salpicaduras. Además, mantiene el aceite más limpio y por eso no mezcla sabores.

Sus piezas se pueden meter en el lavavajillas. Cuenta con una zona fría muy práctica que almacena  migas y partículas pequeñas de comida para que no se quemen y así poder utilizar el aceite más de una vez. Eso ahorra tiempo y dinero.

 

4. Freidora Aigostar Ushas 30HEZ

Para los amantes del pescado

Quienes disfruten de un buen pescado frito necesitan esta freidora que cuenta con un termostato interno para controlar la temperatura de forma precisa. Claro que con ella también se puede preparar pollo, patatas y otras comidas hacia los ajustes requeridos.

Su exterior es de acero inoxidable e incluye su tapa con ventana para vigilar los alimentos sin que os queméis con salpicaduras.

Su mango es de toque frío y desmontable al igual que el recipiente antiadherente para facilitar su limpieza. Carga hasta 3 litros de aceite y caliente rápido por sus 2200 watios de potencia.

 

5. Freidora Moulinex Easy Pro AM338070

Para freír como profesional

Tiene un tamaño compacto, no ocupa demasiado espacio y eso muy ventajoso para lugares no tan grandes. Si os gusta la cocina y tenéis dos o tras comensales más, esta freidora os resultará una buena opción. Todo queda crujiente. Tiene capacidad para preparar cerca de 1.2 kg de alimento y carga 3 litros de aceite.

La cuba es extraíble y de acero inoxidable, muy resistente, desmontable y apto para el lavavajillas. Incluye su termostato regulable con indicador de temperatura. Viene en un bonito color plata que se ve vistoso en la cocina y combina con otros electrodomésticos.




¿Qué es una freidora?

Es un práctico, cómodo y provechoso equipo electrodoméstico que ahorra tiempo y dinero en cuanto a preparar alimentos fritos se refiere. Os digo esto porque, generalmente, tiene capacidad para cocinar más de un kilo de comida por vez y el aceite que se usa para freír en ella, puede ser reutilizado en varias ocasiones. No tendréis que reponer las botellas yendo al súper a cada rato.

Incluso puede en sí misma almacenar el aceite. Si soléis freír con frecuencia, podéis guardarlo allí o si no, para que no se ponga rancio, podéis retirarlo de su interior y reservarlo en la nevera para la próxima vez.

Esto es posible porque la mayoría de estas máquinas tienen un filtro metálico. Este permite que suelte residuos de las comidas hacia una zona extraíble y fácil de limpiar. Si estos permanecieran en el aceite, pudieran quemarse. Esa excelente característica mantiene más puro el aceite para poder reusarlo.

Contar con una de estas supera el uso de sartenes y otros utensilios.

 

¿Qué debo buscar al comprar la mejor freidora de alimentos?

Primero hay que aclarar algo… las frituras son muy sabrosas, pero no son para comerlas todos los días. Lo más saludable es probarlas ocasionalmente. Dicho esto, seguro que para esas ocasiones querréis que esa deliciosa comida frita quede fenomenal. Entonces lo recomendable es que os hagáis con una freidora realmente buena.

Esto es lo que os recomiendo revisar:

 

Capacidad

Hablemos del número de comensales, kilos de comida y cantidad de aceite. Son factores de extrema importancia que debéis tomar en cuenta. Si hablamos de dos o tres personas, la cantidad de aceite y capacidad no tendrá que ser tan grande como lo requieren 4 o más personas.

Si no queréis freír el pollo en dos tandas porque usualmente tenéis varios invitados, deberéis optar una máquina con capacidad suficiente.

 

Potencia

Si el voltaje es elevado conseguiréis que el aceite caliente más rápido y por tanto las comidas se preparen con mayor velocidad. Nadie protestará por hambre. Créanme es muy desagradable hacer esperar a los comensales, sobre todo con esos ricos olores que empiezan a desprenderse de la comida en proceso.

Además, si el aceite se calienta en poco tiempo y cocina más rápido, los alimentos lo absorberán menos y serán un poco más sanos. Aun así estarán crujientes y deliciosos. No olvidéis revisar si el modelo ofrece eficiencia energética para que no tengáis que pagar una pasta por el servicio eléctrico.

 

Termostato ajustable

Los niveles de cocción serán más fáciles de controlar si se tiene un termostato ajustable con diferentes grados. Esto ayudará a discriminar la temperatura según lo que vayáis a preparar. No es lo mismo patatas fritas que unas alitas y muslos de pollo o piezas de pescado.

Las que vienen en grados centígrados suelen tener un rango entre 150°C y 190°C.

 

Cesta extraíble

Este es un elemento imprescindible para facilitar las cosas con la freidora. Una vez que la comida esté lista, se puede sacar la cesta y al hacerlo se escurren los alimentos y se les cae el exceso de aceite y grasa.

En el interior del aparato quedará el aceite almacenado para que podáis usarlo de nuevo, si lo deseáis.

 

Interior antiadherente

Es una característica que no debería faltar. Nadie quiere que su comida se pegue a ninguna superficie, solo que llegue perfecta a la boca para disfrutarla. Claro que esto ayudará también a limpiarla luego. Es mucho más fácil lavar una superficie antiadherente que una que no lo es.

Aseguraos que la que escojáis tenga esta cualidad y, además, que sus partes sean desmontables y aptas para el lavavajillas.

Y continuando con el material de fabricación, no olvidéis preferir las que son de acero inoxidable para prevenir el óxido y desgaste.

 

Rendimiento

La rapidez con la que una freidora logre calentar el aceite hará que sea o no la más eficaz. Obviamente, queremos cocinar la comida rápido y la que caliente a mayor velocidad estará entre las mejores opciones.

Además, la idea es que cocine a la perfección y no deje nada crudo y aceitoso o quemado y más  cocido de lo necesario.

Por eso hemos recomendado las que nombramos arriba. Todas tienen un buen desempeño.

 

Ventajas incluidas

Los temporizadores digitales son definitivamente un plus en cualquier freidora. Si esta trae un buen manual de instrucciones con referencias para cocinar cada comida y el tiempo que requieren podréis configurar el temporizador y despreocuparos.

La cantidad de cestas que traiga también será una ventaja pues mientras sacáis el pollo frito de una, podéis con otra preparar rápidamente las patatas.

¡Ah! Casi olvidaba… la ventana para visión de la comida. Si no confiáis mucho el temporizador o ya os habéis vuelto expertos usando la freidora, igual podréis mirar el estado de los alimentos y sacarlos cuando consideréis que están listos.

 

Seguridad

Aunque seáis muy cuidadosos utilizándola siempre puede ocurrir un accidente con las cosas que está calientes. Por eso, es mejor que busquéis de esas que dicen ser de toque frío y que tienen tapas anti burbujas y salpicaduras.

También puede ser conveniente buscar aquellas con patas antideslizantes para que la máquina no se ruede en la encimera al manipularla. Seguro no queréis quemaduras ni desastres en la cocina.

Recordaos siempre de no comer demasiadas frituras, daos un gusto eventual y en esos casos, preferid las comidas preparadas en freidoras que en sartenes o calderos. Con ellas se logra escurrir la grasa mucho mejor y la comida queda más sana.

¡Claro! No olvidéis contarnos luego cuál escogisteis para llevarla a casa.