Los 8 Mejores Calentadores de Toallitas Húmedas para Mantenerlas Siempre Tibias




Cuando mi hijo Samu nació, cambiarle el pañal por las noches era una verdadera pesadilla. Las toallitas lo enojaban y si estaban muy frescas hasta se le erizaba la piel, la hora de cambiarlo era un verdadero tormento.

Por eso, ahora que nació su hermano Arturo, he decidido buscar el mejor calentador de toallitas húmedas disponible en la oferta.

Esta vez quiero que el bebé esté relajado al momento de cambiarlo y que no sea tan brusco el contacto de la toalla húmeda con su piel cálida. Quiero que el proceso de cambiado sea más amigable para todos.

 

¿Cuál es el mejor calentador de toallitas húmedas?

Elegir un calentador para toallas húmedas dependerá de vuestros propósitos y del uso que daréis al producto, no obstante, uno bueno debe garantizaros que mantiene la temperatura de manera constante por unas cuántas horas.

Debe ser un aparato seguro, con botones de apagado automático y con cierres herméticos que eviten la evaporación de la humedad y el consiguiente secado de la toalla.

Algo portable, liviano, seguro y que no os haga gastar un pastón en las facturas de electricidad también será bien recibido.

Si aún tenéis algunas dudas, tal vez esta lista comparativa que hemos hecho para vosotros pueda aclararos y ayudaros a seleccionar:

 

1. Calentador de toallitas 10049 de Munchkin

Práctico y funcional

El calentador de toallitas húmedas para bebé de la marca Munchkin es lo adecuado para mantener al bebé cálido mientras lo limpiáis por las noches.

Necesita adaptador para usarse en el Reino Unido y se apaga automáticamente a los 10 minutos.

 

2. Calentador de biberones y toallitas 414373 de Hong

Higiénico y duradero

Debido a su fácil transporte, este producto es muy adecuado para uso doméstico y para automóvil.

Este pequeño dispositivo es lo más recomendado para tener las toallas tibias y aislar los biberones. Es un producto de consumo eléctrico bajo.

 

3. Caja de calefacción para toallitas 414496 de Dafa

Elegante y antibacteriano

Disponible para ser usado como dispensador de toallas o como caja de pañuelos, este calentador aísla las toallas manteniéndolas tibias y evitando que se sequen.

Tiene diseño simple, elegante, con tapa antibacterial y con sistema de ahorro de energía.

 

4. Calentador de toallitas de bebé DS02 de Slong

De extracción sencilla

Es fácil de extraer las toallas en este dispositivo, debido a su sistema de apertura automático.

El calentador del fabricante Slong, además, mantiene las toallas húmedas pero tibias, gracias a su diseño de calefacción superior que proporciona calentamiento rápido.

 

5. Calentador de toallitas para bebé HL0965 de Slong

Con sensor de temperatura incorporado

Capaz de mantener la temperatura entre 45ºC y 55ºC, gracias a su censor, este calentador garantiza la humedad de las toallitas y las mantiene tibias en poco tiempo.

Es un dispositivo cómodo y portátil, de uso sencillo.

 

6. Dispensador de toallitas con calefacción Nevi 123 de Liteness

Ahorrador de energía

Dotado de gran capacidad, capaz de guardar hasta 80 toallitas por lote, este dispositivo tiene calefacción de vapor y diseño de doble capa, que mantiene la humedad y una temperatura constante.

Es un aparato de potencia ultra baja.

 

7. Calentador de toallitas húmedas MZ0942 de Superlove

Mantiene las toallas húmedas y cálidas

Este dispensador es uno de los más populares del mercado, es seguro, higiénico y de gran eficiencia ecológica.

Es capaz de mantener la humedad dentro del recipiente, para dispensaros toallitas frescas, no obstante, las calienta con rapidez.

 

8. Dispensador de toallitas 2300 de Oxo Tot

Almacena hasta 100 toallitas

Tener en el sanitario uno de estos, puede salvaros en una emergencia a la hora de cambiar al babé. Es un dispositivo de Large Capacity que recibe lotes de hasta 100 toallitas.

Es fácil de usar y muy resistente.




¿Qué es un calentador de toallitas?

Como su nombre lo indica, no es otra cosa que un dispositivo capaz de transferir una temperatura un poco más elevada a las toallitas húmedas utilizadas para la limpieza del bebé al momento de cambiarlo. Es un aparato dispensador que suele tener un calefactor que pone tibias las toallas para que el cambio de pañal en las noches no sea tan molesto para el bebé.

 

¿Por qué necesitáis un calentador de toallitas?

Uno de los motivos principales de adquirir uno de estos es mantener al bebé tranquilo y relajado. Si os toca limpiarlo y cambiarle el pañal a media noche, el exceso de movimiento, de la mano con una toalla fría pueden molestar al bebé e incluso despertarlo por completo, así que el trabajo de dormirlo nuevamente puede ser un engorro. Entonces un dispensador que os proporcione toallas tibias puede hacer mucho para mantenerlo tranquilo mientras se le hace el correspondiente cambio de pañal.

 

Lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir

Antes de comprar cualquier calentador es importante que tengáis en cuenta una serie de detalles que os ayudarán en la selección del dispositivo que resulte más adecuado y correcto a vuestras necesidades. Así, hay que prestar atención a:

 

Diseño

Algo fácil de usar y que sea duradero es la meta común al elegir, nadie quiere complicarse la vida con algo muy engorroso o que se estropee al poco tiempo.

 

Cierre

Este punto es de vital importancia porque un calentador con buen cierre mantendrá seguras las toallitas y evitará que se sequen.

 

Luz

Aunque no es un requisito indispensable, sí que resulta muy útil para el uso del dispositivo, sobre todo en los cambios nocturnos para evitar el encendido extra de luces que pueden molestar o despertar del todo al bebé. En la oferta hallaréis más de un modelo barato con esta cualidad.

 

Ahorro de energía

Algo que mantenga tibias vuestras toallas pero que no os haga gastar un pastón cuando lleguen las cuentas del servicio eléctrico es, sin duda, la mejor opción. Ahora los calentadores de toalla pueden mantener las toallitas calientitas por mogollón de tiempo sin un exagerado consumo de energía que pudiera abultar vuestras facturas del servicio eléctrico. Revisad si cuenta con esta cualidad y os ahorraréis unos cuantos eurillos.

 

Seguro

Un aparato que no caliente en exceso las toallas y produzca roces o quemadas molestas, es esencial. En este punto también es necesario considerar un dispositivo con los agentes desinfectantes necesarios para que el bebé esté seguro y protegido de bacterias, gérmenes u hongos que pueden sr perjudiciales para su salud.

 

Tamaño y portabilidad

Estos dispositivos no deben ser tan grandes, sobre todo porque eventualmente deberéis llevarlo con vosotros a todas partes entonces algo que quepa con facilidad en la pañalera o que tenga asas de transporte para llevarlo por separado es lo ideal. En el trance del cuidado del bebé, lo menos que quieren los padres es algo realmente pesado entonces, un dispositivo liviano, portable y fácil de llevar es lo que todos los padres están esperando encontrar.

 

Funcionalidad

Nada haréis con un dispositivo engorroso, difícil de usar o que os haga perder tiempo. Un buen calentador de toallitas debe ser funcional, tener facilidad de uso, calentar rápido, a una temperatura más o menos constante y mantenerla una vez obtenida, debe tener también una buena capacidad para guardar toallas e incluso la capacidad de calentar no sólo toallitas desechables sino algunos modelos de tela. Algo que haga varias cosas a la vez es lo que os hace falta y en la oferta hallaréis más de un modelo económico con estas características.

 

Fácil de limpiar

Esta característica es esencial. A menudo, los padres de bebés recién nacidos cuentan con muy poco tiempo como para agregar a sus quehaceres un proceso engorroso de limpieza del calentador de toallitas, por eso este dispositivo debe ser de desinfección y limpieza sencilla, para aligerar la carga de los padres, algo de superficie plana, sin relieves y que esté listo con paño húmedo o una servilleta es lo ideal.