Las 8 Mejores Sillas Altas para Bebés de 6 Meses a 3 Años de Edad




Hacer que tu bebé coma bien puede ser una de las tareas más difíciles de todo padre y madre. Siempre es difícil hacer que se sienten bien y que no derramen comida o bebida en la mesa. Para evitar todo eso existe la mejor silla alta para bebé, la cual te permitirá sentar a tu niño con seguridad en la mesa de comer.

Estas tronas tienen excelentes características que las hacen convenientes y versátiles, ya que tienen asientos con altura ajustable, pestillos y correas seguras, arneses fuertes y resistentes, asientos cómodos y suaves y bordes suaves sin filos o texturas que puedan dañar a tu pequeñín.

A su vez, estas cómodas sillas pueden adaptarse al crecimiento de tu bebito y hasta pueden ser plegables para que te las lleves de viaje.

 

¿Cuál es la mejor silla alta para bebé?

Escoger productos para tu bebé nunca es una tarea rápida. Siempre tienes que tener en cuenta muchos aspectos para garantizar su comodidad y seguridad, pero también es importante que no olvides que la silla de comer de tu pequeñín debe ser cómoda y fácil de usar para ti también.

Por esto te traemos una lista comparativa con las 8 mejores del mercado, para que puedas comprar ya la que se adapte mejor a ti y a tu bebito.

 

1. Trona Chicco Polly Magic

Todos los usuarios la prefieren

No es la más económica, pero tiene muy buenas características que la convierten en una silla de comer apta para niños y niñas hasta los 3 años de edad.

La puedes usar como tumbona hasta los 6 meses y hasta viene con un cojín reductor que garantiza la comodidad del bebé. A su vez, incluye una barra de juegos removible que estimula al pequeño y su desarrollo temprano.

Es ajustable en seis alturas diferentes para adaptarse a varias situaciones y tamaños de mesas y tiene una bandeja práctica, removible y lavable.

De los 6 a 12 meses se puede usar como trona y tiene respaldo reclinable de hasta 3 posiciones para adaptarse a cada pequeñín. A su vez, es compacta, plegable y portátil.

 

2. Silla alta ajustable Star Ibaby Pod Giraffe

La más asequible

Esta silla de comer es para bebés de 6 meses a 3 años y soporta un peso máximo de 18 kg. Cuenta con bandeja de plástico y arnés de 5 puntos de bloqueo para la mayor seguridad.

La altura de la silla es ajustable, así como la configuración de la bandeja, en 3 posiciones. La tabla se puede separar para lavar con facilidad, y además tiene un espacio dedicado para colocar el vaso o el biberón sin que se caiga.

A su vez, el respaldo del asiento puede inclinarse y la silla en su totalidad es plegable para poder almacenar y transportar con facilidad.

 

3. Trona Hauck Sit’n Relax

Excelente calidad y conveniencia

Se trata de un modelo para niñas y niños hecho con chasis de aluminio de buena calidad y resistencia y una cesta de almacenaje inferior de malla para llevar los juguetes y accesorios del bebé mientras come.

Permite 7 posiciones con altura e inclinación del espaldar ajustables. Puedes inclinar el respaldo con una sola mano y llevarlo a posición de reposo y usar su arco móvil removible para estimular a tu bebé o ayudarlo a dormir.

Es una excelente trona con materiales suaves y cómodos para el bebé, pero con funciones también convenientes para que los padres puedan alimentar más fácilmente a sus bebés.

A su vez, a medida que el bebé crece, puedes usar los apoyapiés y adaptadores para niños más grandes. Cabe destacar que la bandeja de este modelo convertible se puede ajustar y tiene bordes altos para evitar derrames y desastres.

 

4. Trona evolutiva Phil & Teds Poppy

Moderna y resistente

Su diseño puede no parecer el más estable de todos, pero esta silla de comer tiene una excelente capacidad de 20 kg de peso para soportar bebés y niños de 6 meses hasta los 3 años aproximadamente. Además, se puede transformar en una trona.

Tiene arnés de 5 puntos de bloqueo y un poste de entrepierna para máxima seguridad, así como cuatro patas separadas ampliamente para soportar todo el peso del bebé y sus movimientos.

Es un modelo de fácil limpieza, ya que su bandeja puede ser lavada en el lavavajillas o simplemente pasándole un trapo jabonoso.

Gracias a sus materiales, el asiento es cómodo y blanco pero resistente, al igual que el producto en su totalidad, el cual pesa tan solo 4 kg.

 

5. Arti Silla alta plegable

Para niños divertidos y alegres

Su lindo diseño es el más amigable para los bebés y niños pequeños desde los 6 meses hasta los 3 años aproximadamente. Es mucho más infantil y atractiva para los más chiquitos de la casa.

Es un modelo multifunción que permite tres posiciones de la parte superior, la cual es deslizable y extraíble fácilmente. Tiene 3 formas de ajustar el respaldo y cuenta con arnés de 5 puntos de bloqueo.

Difícilmente conseguirás otro modelo tan seguro y amigable con los niños por un precio tan bajo. A su vez, es realmente estable gracias a su ancha base y sus patas robustas.

Soporta hasta 18 kg de peso, es ligera, plegable y ayuda a los padres en gran medida, ya que tienen función de mecedora y una bandeja inferior para llevar los artículos de tu bebé.

 

6. Peg Perego Tatamia Trona

La más lujosa y completa

Si buscas no solo un modelo cómodo, seguro y ajustable para que tu pequeñito esté tranquilo y feliz, sino uno que también garantice tu comodidad y sea realmente práctico y conveniente en todos los sentidos, este es el ideal.

Es un modelo multifuncional de la marca Peg Perego que se adapta al crecimiento de cada niño o niña, ya que se puede usar como balancín relajante en recién nacidos, como trona para comida a partir de los 6 meses y para jugar y relajarse a mayor edad.

Llaman la atención sus robustas patas y su ancha base, las cuales proveen una estabilidad suprema. Las ruedas tienen el sistema de frenado Stop & Go con dos controles manuales para ajustar el bloqueo y poder mover la silla en cualquier dirección o pararla.

La altura es ajustable en 9 sorprendentes niveles diferentes, tiene espaldar reclinable en 4 posiciones, apoyapiés regulable y poste de entrepierna.

 

7. Trona Inglesina Gusto

La mejor relación precio-valor

Si buscas un modelo de lujo al mejor precio, esta hermosa, resistente y cómoda silla de comer es justo lo que necesitas. Es realmente asequible para todo lo que es y ofrece.

Viene en varios colores para que escojas el que más le guste a tu bebé y tiene altura ajustable en 4 posiciones diferentes y un espaldar reclinable para pasar de la comida a la siesta en un instante.

Su asiento es ergonómico y fácil de lavar, ya que tiene un acolchado extraíble con tejido repelente a manchas. También tiene excelente seguridad gracias a su arnés de 5 puntos y el poste de entrepierna debajo de la bandeja.

La bandeja es regulable en dos posiciones y se puede lavar en el lavavajillas. A su vez, es un modelo plegable que se guarda con facilidad y tiene ruedas para un desplazamiento suave y silencioso.

 

8. Trona Stokke Tripp Trapp

Para toda la vida

Si quieres una silla de comer que tus hijos puedan conservar desde que son unos pequeñines recién nacidos hasta el resto de sus vidas, este modelo es perfecto.

Lo primero que llama la atención es su estilo y diseño, que parece más de un mueble de diseñador que otra cosa, ya que es tan conveniente que está hecha para adaptarse a cualquier altura y soportar pesos de adultos mientras decora con estilo cualquier espacio de tu casa.

Se le puede ajustar una silla de bebé para recién nacidos o un soporte para niños de entre 6 meses y 3 años. El sistema viene con asiento y apoyapiés ajustables en altura y profundidad.

Gracias a esta silla podrás colocar a tu niño en la altura correcta para la mesa, estará sentado de forma cómoda y ergonómica y tendrá una duradera silla que aguanta muchos años de uso. Recuerda que no tiene bandeja fija y posee 7 años de garantía.




Tipos de sillas altas

Las convenientes sillas altas para bebés vienen en varios estilos dependiendo del uso que se les puede dar y de las características y prestaciones que ofrecen. Considera si solo quieres una silla para usar de vez en cuando y no para transportar o llevar en tus viajes, o si, por el contrario, quieres una silla convertible que puedas llevar a muchos sitios y que además se adapte a tu niño a medida que crezca:

 

Tradicionales

Esta categoría incluye modelos básicos y hasta de clase alta. Están diseñadas para uso casero, no son plegables ni de viaje, pero tampoco son portátiles. Los modelos más sencillos son buenas tronas secundarias para usar en casa de los abuelos, por ejemplo.

Destacan por tener una apariencia más grande pero delgada, con telas o diseños de alta calidad y excelentes capacidades ajustables a las necesidades del niño o niña. Hay muchos modelos con variados materiales y funciones en este tipo de sillas.

Sin embargo, no siempre son las más cómodas, pero pueden ser igual de duraderas que los menos asequibles. Ten cuidado con las patas muy abiertas, porque pueden causar tropezones y caídas.

 

Multipropósito/Modulares

Son sillas que poseen una base, el asiento y una bandeja. Si lo necesitas, puedes levantar el asiento y quitarlo de la unidad con o sin la bandeja, pero colocarlo en la mesa de los adultos si necesitas un alzador de asiento. A medida que tu niño crece, puedes retirar la bandeja y acercar el asiento a tu mesa, por lo que son multifunción.

A su vez, en estas sillas puedes sentar hasta dos niños: uno en la base y otro en el asiento. Ten en cuenta que algunos modelos tienen bases no plegables.

 

Sillas “crece conmigo”

Son sillas convertibles hechas generalmente de madera que se convierten en sillas para bebés o para niños de 3 a 5 años. Algunos modelos hasta pueden resistir unos 70 kg, por lo que son más duraderos.

Son sillas aptas para varias etapas de la vida y tienen un estilo como de amoblado que decora muy bien cualquier espacio de la casa. Ten en cuenta que usa una llave Allen para poder ajustar el asiento y que tendrás que llevarla contigo en todo momento.

 

Factores importantes a considerar al comprar una silla alta

Nuestros bebés necesitan estar siempre cómodos y felices, pero siempre estando totalmente seguros. Para que tú, como madre o padre, puedas garantizar todo esto, es crucial que consideres los siguientes factores antes de comprar una silla alta para tu bebé:

  • Seguridad ante todo: no querrás que nada malo le pase a tu pequeño. Vas a querer evitar caídas, resbalones accidentales, cortes o golpes. Por eso, busca sillas con arnés, rueditas bloqueables, poste para la ingle y más:

*Abre y cierra el arnés: asegúrate de que puedas usar el arnés fácilmente para que no desistas de usarlo cada vez que tu hijo coma, ya que es muy importante. Pero debe ser difícil para tu bebé. Busca un modelo con arnés de 5 puntos o, en su defecto, de al menos 3 puntos. Los de 5 son mejores porque evitan que el niño se pare y se inclinen sobre el asiento para que no se caigan o tumben la silla.

* Prueba la bandeja: tiene que ser fácil para ti ajustar y quitar la bandeja, pero no para los bebés. Los pestillos nunca deben ser de fácil acceso para ellos.

* Revisa si hay poste de entrepierna: las tronas deben tener un poste fijo en las aberturas. Busca siempre un modelo con poste en la parte de la entrepierna.

* Altura de asiento regulable: esta conveniente característica te permite ajustar el nivel de la silla para que se adapte a tu mesa de comer. Así tu chiquito siempre podrá comer en familia y acompañado. Eso sí, siempre regula la altura antes de sentar a tu pequeñín en la periquera.

* Revisa el cobertor del asiento: es importante que sea duradero y de buena calidad. Se debe sentir grueso y completo, no débil. Asegúrate también de que las costuras no dañen las piernitas de tu bebé y de que sean fáciles de lavar o que se puedan meter al
Si tiene muchas costuras o borduras decorativas, será más complicado lavar el asiento. A su vez, ten en cuenta que los asientos de goma o espuma son más fáciles de limpiar y tienen un aspecto más modern.

* Asegúrate de poder bloquear las rueditas: busca un modelo con ruedas que se me inmovilicen al sostener el peso del bebé y no se mueva accidentalmente.

* Chequea si hay bordes filosos o duros: examina bien la parte inferior de la bandeja o los bordes del área alrededor del asiento, al igual que el espaldar y los apoyabrazos. Asegúrate de que la silla de comer no tenga nada filoso ni hoyos o espacios que puedan atrapar los deditos de tu bebé y hacerle daño.

* Revisa si hay partes pequeñas: asegúrate de que las tapas o protectores de tubos y tornillos estén bien ajustados y no se salgan. Así como cualquier etiqueta o calcomanía. También debes buscar que cualquier cinturón o sistema de seguridad esté bien ajustado y no haya ninguna parte pequeña suelta que represente un peligro de asfixia.

  • Intenta plegarlo: antes de llevarte una silla a tu casa, revisa si se puede plegar fácilmente. Algunos modelos plegables no son tan fáciles de doblar y ten en cuenta que pueden hasta tener el mismo tamaño cuando los doblas.
    Asegúrate de probar bien el mecanismo de doblado de tu silla en la tienda antes de comprar.
  • Dale un sacudón a la silla: todo bebé se va a mover sobre la silla y tú también la moverás constantemente de un espacio a otro. Al hacerlo, la silla se tiene que sentir resistente y duradera, de buena calidad.
    Busca una silla con base ancha que le dé mayor soporte y estabilidad.
  • Estilo y diseño: de convencional a contemporáneas, las sillas pueden mejorar tus decoraciones del hogar. Hay sillas con bandejas regulables y partes lavables en el lavavajillas, otras que se inclinan para puedas alimentar a tu bebé con biberón más fácilmente.

Tener una silla de comer que se ajuste en altura mientras el niño crece también es una gran ventaja, así como poder bajarla para que quede a la altura de tu silla mientras alimentas al niño. Otras sillas se convierten en alzadores cuando tu niño ya está listo para sentarse a la mesa de los adultos.

  • Certificada es mejor: busca un modelo con certificación de la ASTM, que es una asociación encargada de colocar las medidas de seguridad estándar que toda trona debe tener para ser confiable.
  • Ensamblaje y devoluciones: por más que la pruebes en la tienda, a veces la silla no es adecuada para tu bebito una vez que la pruebas con él. En todo caso, asegúrate de guardar tu factura y tenerla en mano por si necesitas pedir una devolución.

A su vez, algunas sillas requieren ensamblaje y pueden tener más partes de las que esperabas o ser difíciles de montar. Si no eres muy apto con herramientas, lo mejor será que compres una ya ensamblada.

  • Piénsalo dos veces antes de comprar de segunda mano: nunca aceptes o compres una silla usada. Si lo haces, asegúrate de que tenga la etiqueta con la marca y el modelo para que puedas chequear en internet si ha sido retirada del mercado por fallos en su confiabilidad o problemas para mantener seguros a los niños.