Las 5 Mejores Destructoras de Papel Que Trituran Todo Rápido

Cuando buscáis para la casa u oficina la mejor destructora de papel, debéis aseguraros que pueda desintegrar eficazmente toda información sensible. Existen documentos que ya no tienen validez o simplemente contienen datos que debe permanecer privados o confidenciales y deben romperse como medida de seguridad.

Es una tarea que si se hace de forma manual resulta muy tediosa. Pasaríais horas haciéndolo si no contáis con una de estas máquinas. Claro que puede volverse aún más molesta si la máquina que tenéis no es de buena calidad. Estar destrabando un aparato con papel acumulado ¡Qué mal rollo!

Por eso, vale más buscar un ejemplar que pueda cumplir con vuestras exigencias y que además sea asequible o tenga un precio económico.




¿Cuál es la mejor destructora de papel?

En el mercado existen cientos de modelos de diferente marca. La idea es saber cuál seleccionar para disfrutar de sus prestaciones por largo tiempo. Una máquina de precio bajo no necesariamente dejará de cumplir. Por eso, es importante tomar en cuenta la opinión de otros usuarios que hayan ya hecho test de las que os gusten para comprobar su funcionamiento.

Una buena forma de ahorrar tiempo en la búsqueda es mirar alguna lista comparativa. Esta que hemos preparado contiene las 5 mejores destructoras de papel que existen actualmente. Por tanto, si deseáis comprar uno de estos equipos sin mayores complicaciones podéis echarle una mirada. Así incluso sabréis cómo debe ser la más eficiente y duradera.

Si más adelante tenéis dudas, luego de la lista podréis guiaros con algunos tipos para seleccionar una buena trituradora de papel.

 

Destructora de documentos HSM shredstar X13

Con mecanismo de corte para CD

Esta picadora es moderna y fácil de usar. Posee de manera independiente un cortador para CD. Hace cortes en partículas por lo cual es bastante seguro para preservar información privada.

Cuenta con un recipiente para eliminar el material por tipos. Es silenciosa y permita el uso por 5 personas en una oficina. Ofrece una función antiatasco del papel y célula fotoeléctrica para inicio y apagado automático. Incluye ruedas para moverla de lugar más fácilmente.

 

Rexel Auto+ 130X

Súper rápido

Es una picadora de papel y tarjetas de crédito con función de retroceso automático y manual. El corte que realiza es tipo confeti (P-4) y hace tareas pesadas realmente. Puede  cortar de forma automática hasta 130 hojas (80 g/m2) o 140 hojas (70 g/m2). Cuenta con una papelera que alberga 26 litros.

No hace falta retirar grapas ni clips al introducir el papel. Es muy rápida, logra triturar material en 98% menos tiempo que otras similares.

 

Trituradora Fellowes 73Ci

Elegante, compacta e inteligente

Un triturador inteligente como este es muy conveniente en oficinas. Es capaz de detectar cambios en el grosor del papel que está cortando y comprobar si puede continuar o no.

Viene con un sistema 100% antiatasco y tecnología SafeSense para desconectar el proceso de corte si se toca la boca de entrada. Puede destruir en partículas materiales como papel, clips, grapas, tarjetas de crédito y CDs. Es silenciosa y la papelera extraíble aguanta 23 litros.

 

Destructora de papel AmazonBasics

Con protección contra el sobrecalentamiento

Como accesorio indispensable en casa o la oficina, este destructor es muy práctico porque tritura 600 hojas diarias. Es portátil porque cuenta con una agarradera y ruedas. Cuenta con una función de marcha atrás para resolver atascos del papel.

Tiene un sistema de seguridad Advanced ShredSafe. Su tamaño no es demasiado grande por lo que puede guardarse sin dificultad. Viene con encendido automático y protección contra el sobrecalentamiento.

 

Olympia PS55CC

Práctica y eficaz

Este modelo de picadora tiene un nivel de seguridad P4 y protección contra el sobre calentamiento. Cuenta con un interruptor de inicio y parada automático y rebobinado para los atascos del papel. El colector de residuos tiene capacidad para 21 litros.

Puede cortar hasta 10 hojas al mismo tiempo y también es capaz de destruir tarjetas de crédito en pequeñas partículas. Su fuente de alimentación requiere 230 V, 50 Hz, 410 vatios.




¿Qué es una destructora de papel?

Es un tanto obvio ¿No? Hablamos de una máquina con funciones manuales o automáticas cuya función es desintegrar documentos con información privada importante. Utiliza un sistema de cuchillas que pueden triturar papel y plástico, siempre y cuando estén aplanados y sean de un grosor aceptado.

La historia de estos aparatos no es reciente y de hecho es interesante. Aunque su invención se patentó en 1909, no se fabricó ni distribuyó. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a ser utilizados para destruir propaganda anti-Nazi para evitar que fuera hallada.

Sin embargo, fue a finales de la década de 1980 que  comenzó a utilizarse en diversas compañías para proteger datos sensibles o confidenciales.

 

Las cosas que debéis triturar y no sabíais

No se trata de nada peligroso o ultra secreto. Solo es sentido común, para garantizar la seguridad personal o de alguna empresa, sus trabajadores y clientes. Podrías estar necesitando una picadora si tenéis en casa o en la oficina papeles, tarjetas de crédito o CD que contengan, por ejemplo:

  • Correos electrónicos con sus contraseñas.
  • Números de teléfono, direcciones o fechas de nacimiento.
  • Números de cuentas bancarias con claves de acceso online.

Son datos susceptibles a fraudes y otros delitos de caer en manos equivocadas. Así que si no se van a archivar porque han perdido validez o vigencia, lo mejor es destruirlos.

 

Estas son las clases de trituradoras y sus niveles de seguridad

Es importante saber que hay diferentes tipos de destructoras para desintegrar papel en el mercado. Estas pueden picar el papel de formas diversas para garantizar la protección de la información. Los cortes varían desde pedazos largos hasta diminutas porciones.

Esos cortes también se clasifican de acuerdo con lo sensible que sea la data que necesitéis eliminar. La nomenclatura para saber el nivel de seguridad se indica con la letra P, seguida de un número. Mientras mayor sea el número, mayor capacidad destructiva y de preservación de la información.

 

Corte en tiras

Las que tienen esta característica, rebanan el papel en largas tiras, rectas y delgadas. La verdad es que esta clase quedó obsoleta ya.

La razón muy sencilla… es muy fácil armar un rompecabezas de tiras largas para recuperar información que haya sido destruida. Por eso, ya casi no se usan o al menos no salen nuevas.  Son de la clase P-2.

 

Corte cruzado o con forma de diamante

Brinda mayor protección a los datos que hayáis querido destruir porque el corte es transversal y longitudinal. El papel queda reducido a pequeños pedazos  y, a menos que un criminal muy experimentado armando rompecabezas se dedique a recobrar los datos privados, difícilmente alguien podrá descifrar qué se trituró. Forman parte de las denominadas P-3 y P-4.

 

Micro corte

¿Necesitáis confeti para una reunión divertida? Podéis usar vuestros documentos y reciclarlos con ese propósito si los cortáis con esta clase de destructora de papel.

El material cortado queda realmente en pedazos muy pequeños. Eso realmente dificulta recuperar cualquier dato protegido, así que podréis estar tranquilo y festejar con el confeti al aire. Están calificadas como de seguridad P-5.

 

Corte de alta seguridad

Se utilizan para datos extra confidenciales ya que dejan el material como mínimas partículas imposibles de reproducir ni recuperar. Todo queda en pedazos de aproximadamente 1 mm de longitud. Llegan al nivel máximo de seguridad que es el P-7.

Por supuesto, que si necesitáis destruir papeles en casa esta última resultaría exagerada y quizá poco asequible. Sería preferible haceros con una P-2 o P-3.

Para las oficinas están recomendadas las P-4 y P-5. Incluso la P-6 si se trata de una información verdaderamente delicada.

Si trabajáis en una embajada de algún país o dependencia militar, tal vez si os convengan de esta última clase P-7. Todo está en el tipo de necesidades que cada usuario tenga.

 

¿Cómo escoger una buena destructora de papel?

La idea es que no os paséis del presupuesto pero que tampoco quedéis cortos con las prestaciones de  vuestra nueva rebanadora de papel. A la hora de elegir, siempre será necesario revisar cada una de las siguientes características.

 

¿Qué tamaño tiene?

Es necesario saber el tamaño que tiene el equipo para poder ubicarlo en algún lugar en casa o la oficina. Existen algunas pequeñas y compactas muy convenientes para espacios reducidos.

También las hay industriales, que son mucho más grandes y a un precio no muy económico pero que pueden dominar un gran volumen de material a destruir. Así que no olvidéis chequear este aspecto antes de invertir vuestros euros.

 

Tipo de material que destruye

Cuando es solo papel lo que requerís eliminar, no hay mayor complicación al escoger. Pero si pensáis romper CD, tarjetas de crédito u otro tipo de artículos un poco más rígidos y gruesos, revisad si la máquina puede hacerlo antes de comprarla.

 

¿Es realmente segura?

Debe ser segura, no solo en la destrucción de la información, venga de documentos en papel, tarjetas de crédito o CD.

También debe garantizar que no habrán accidentes y no habrá ningún meñique cortado por ahí ¿Eh? Verificad siempre que ofrezca niveles de seguridad en la boca de alimentación. Muchas los hacen y tienen un detector que para el proceso de corte al acercar la mano.

 

Velocidad y volumen de corte

Si necesitáis triturar un montón de papeles con algo de urgencia, no olvidéis tomar en cuenta la rapidez que ofrezca la picadora. Eso se puede conocer por la cantidad de metros de papel por minuto que es capaz de desintegrar. La mayoría puede eliminar de 1,50 a 3 metros por minuto.

En cuanto al volumen, es buena idea verificar  cuántas hojas puede procesar al mismo tiempo. Preferid las que acepten desde 10 hojas en adelante.

 

Que no se atasque ¡Por favor!

Al igual que una impresora puede pasar con la destructora. ¡Qué mal rollo cuando se atascan! Puede ser muy complicado deshacer el desastre. Todas esas máquinas que digan que tienen “anti-jam”, echadles un vistazo porque son las que cuentan con un sistema anti-atascos.

Lo que hacen es retroceder el papel que se ha insertado para que sea más fácil destrabarlo y seguir luego el proceso.

 

Colector extraíble

Una papelera que puede sacarse y vaciarse es muy práctica y cómoda. Si no es así, pues, resulta más engorroso extraer los residuos. En algunos casos es necesario voltear el aparato completo para poder sacar lo triturado. Así que no paséis por alto esta característica.

 

Silenciosa o ruidosa

Si os molestan los sonidos fuertes o no queréis interrumpir a vuestros compañeros de trabajo mientras destruís documentos, este es un punto a considerar. Podéis chequear la cantidad de decibeles que indica la máquina para tomar una buena decisión.

 

Es mejor con ruedas

¿Es un dispositivo grande y pesado? ¿Requiere moverse en ocasiones para cambiarlo de lugar? No olvidéis cercioraros que incluya dos pares de ruedas al menos, para hacer la tarea más fácil.

¿De cuánto tiempo es la garantía?

Mientras más larga sea, mejor ¿Verdad? La mayoría de estos artefactos traen un año de garantía. Sin embargo, algunas pueden incluir hasta dos años. Dependiendo del precio y las prestaciones, tomad en cuenta si podéis costear una con más de un año de garantía.

 

Cero complicaciones

Preferid una destructora que sea fácil de usar. Incluso si es manual o automática con alimentador propio, debéis poder operar el dispositivo sin problemas para ahorrar tiempo y terminar la tarea lo más rápido posible.

 

Tiempo de trabajo

Cada aparato tiene un ciclo de trabajo en el que puede destruir cierta cantidad de material. Varía de una máquina a otra, pero puede alcanzar los 10 minutos continuos.



DEJA UNA RESPUESTA