Las 5 Mejores Casitas de Juguete para Que Los Peques se Diviertan un Montón

Escoger con los niños una entre las mejores casitas de juguete para instalarla en el jardín, puede ser tan emocionante como el primer día de juegos.  A los peques les encanta simular que viven en ellas, imitar a sus padres en las tareas del hogar, entre otras escenas creativas provenientes de su imaginación. Si las casas son como fortalezas, mucho mejor. Esas sirven para recrear las más increíbles fantasías.

Como padres nada mejor que ver la sonrisa de los más pequeños mientras disfrutan del juego. Si tenéis críos sabéis que es así. Estas casitas son muy convenientes y hasta educativas. Son perfectas sobre todo en temporadas con climas benignos, como la primavera. No hay demasiado calor ni frío afuera y se puede formar el ambiente propicio para jugar.

¿Queréis comprar una? La cantidad de opciones es infinita, incluso hay bastante variedad en materiales de elaboración. ¿Diseños? Incontables. De hecho se pueden encontrar algunas temáticas, con los dibujos animados que tanto les gustan. Hay muchas cosas a tomar en cuenta para seleccionar la más apropiada.




Producto disponible en Amazon.es

¿Cuáles son las mejores casitas de juguete?

Para haceros con la casita de jardín perfecta, debéis buscar el mejor precio o al menos que sea asequible. Si es de buena calidad, claro que hay que darle prioridad en la lista de opciones. La marca muchas veces ayuda, porque existen fabricantes de juguetes especializados en su confección y garantizan su durabilidad. Lo más importante es que a los niños les agrade, así que debe ser bonita y con colores atractivos.

No seréis ni los primeros ni los últimos que compraréis estos grandes juguetes infantiles. Hay gran cantidad de usuarios que han adquirido cientos de modelos distintos y han hecho test con ellos. Su opinión es valiosa y sería recomendable tenerla en cuenta para tomar una buena decisión.

Aquí os ofrecemos una breve comparativa con las mejores casitas de juguete que hay actualmente en el mercado. Han sido muy bien valoradas por los usuarios. Echándoles un vistazo, sabréis más o menos cuáles son los precios, diseños y materiales que la gente prefiere. Podréis entonces decidir cuál es la que más os conviene a vosotros y vuestros peques.

 

Casa de juguete Smoby – Friends House 310209

Con tratamiento Anti- UV

Esta linda casita viene con una práctica mesa para picnic que posee 2 posiciones exterior o interior. Trae dos puertas abatibles una frontal y otra trasera. La trasera está dividida a la mitad para retar a los peques a salir gateando. Mide 217 x 171 x 172cm y el material de elaboración tiene un tratamiento anti UV para mayor durabilidad y resistencia.

 

Feber – Grand Villa

Con colores vivos

Es especial para niños entre 2 y 3 años. Tiene diversos colores vivos para despertar la creatividad de los peques. Es espaciosa por dentro y posee puertas y ventanas abatibles.

Incluye dos banquitos para sentarse. Es muy rápida de montar, además es resistente a la luz solar y a los cambios de temperatura.

 

Casa de juguete Little Tikes

La del aspecto campestre

Simula una rústica cabaña de bosque. Su diseño es muy bonito con colores vivos. Está fabricada en plástico resistente e incluye una puerta y 6 ventanas.

Viene con una mesita exterior y dos banquitos para que los peques disfruten de un banquete. Es apta para niños mayores de 18 meses.

 

La casita de Peppa

Para fanáticos del dibujo animado

Viene decorada con los personajes de esta famosa caricatura infantil. Especial para aquellos pequeños que no se pierden un capítulo de la conocida cerdita.

Mide 84 x 103 x 104 cm por lo que es apta para mayores de 2 años. Está fabricada en plástico resistente y duradero y permite su uso continuo en exterior.

 

FEBER Famosa 800010237

Para las fantasías

Es una casita sencilla y asequible pero muy bonita con colores luminosos y vibrantes.  Aunque no es muy alta, un adulto entra sentado en ella.

No tiene suelo por lo que los peques estarían en contacto con el césped si se coloca en el jardín. Posee 4 ventanas y una puerta abatible. Permite el uso a niños entre 24 meses y 6 años.





Beneficios de las casas de juguete para los niños

Hoy en día, es muy común que los niños busquen jugar con equipos electrónicos. Tablets, ordenadores, portátiles, móviles inteligentes y consolas de juego son el delirio de muchos peques.

Pero cada cosa tiene su momento. En temporadas frías como el invierno, son la solución de entretenimiento más expedita, porque evidentemente no se puede estar mucho afuera. Sin embargo, cuando llega la primavera y en días frescos de verano hay que ir al exterior.

Disfrutar del ambiente, el sol radiante y la naturaleza es bueno para el desarrollo de los niños. Además, pueden correr y hacer ejercicio si contáis con un patio relativamente espacioso. Un juguete ideal para ese momento son las casitas de jardín. Sobre todo para aquellos que rondan entre los 24 meses y los 6 años.

Se convierten en una distracción que les encanta porque pueden dar rienda suelta a su imaginación. Algunos pasan horas creando escenas simpáticas y creativas y se lo pasan fenomenal.

Si tenéis dudas, podéis mirar esta lista con los beneficios que ofrece una casa de juguete para los más pequeños de la casa.

Fortalece huesos y músculos

Cuando traen puertas abatibles, de esas que hay que atravesar agachados, toboganes y pequeñas escaleras, son magníficas. En seguida fortalecen huesos y músculos por el ejercicio que hacen recorriendo, entrando y saliendo de la pequeña casa. Más ocurre si lo hacen varios niños, porque se estimulan con mayor intensidad a correr y moverse.

 

Mantiene a los peques saludables

Obviamente, ese ejercicio constante los mantiene activos y en forma, oxigena sus cerebros y demás órganos del cuerpo. No habrá que preocuparse por la obesidad infantil ni otros problemas de salud que se derivan del sedentarismo. Esta actividad hasta los hace más creativos e inteligentes. Los invita a plantearse situaciones y resolver problemas. Es ejercicio para el cuerpo y la mente, añadiendo el disfrute del ambiente natural, que también hace mucho bien.

 

Estimulan la coordinación de los movimientos

Gatear, escalar, brincar, correr, dentro y alrededor de la casa, los ayuda a practicar sus movimientos. Les favorece en la comprensión de cada paso, de cómo deben mover brazos y piernas. Incluso aprender a evitar caídas y golpes.

 

Duermen como bebés

Os podréis imaginar lo cansados que estarán luego de un día de juegos así. La energía totalmente quemada y agotada. Estarán más que necesitados de un buen descanso y pronto. Eso es más que conveniente para los padres, que cansados de su jornada diaria, necesita su momento especial de quietud ¿Cierto o falso?

Por otro lado, es muy importante el sueño largo y reparador para los niños. Contribuye al crecimiento y la fijación de sus recuerdos y aprendizajes del día. Así que no solo penséis en esos ratos de paz ¡Bribones! También es bueno para vuestros hijos.

 

Mejoran sus habilidades sociales

Tanto al jugar con sus hermanos como con amiguitos que invitéis, los niños aprenderán a mejorar sus relaciones con otros. Fortalecerán amistades, conocerán valores de respeto y tolerancia y además se divertirán de lo lindo.

 

Aprender a cumplir con sus responsabilidades

Cuidar sus juguetes es la primera lección que aprenderán. Además, mientras juegan se pueden establecer reglas para la buena convivencia de todos los que usen la casita.

Estar pendientes de los otros y avisar a los padres si alguien se cae o lastima (que será lo menos, porque las casitas son muy seguras) Incluso, tiempos estimados de juego se pueden convenir para que los peques sepan cumplir ciertas normas.

 

¿Cómo escoger la casa de juguete correcta?

Hay muchos factores que se deben considerar para comprar la opción más apropiada. Si necesitáis orientación al respecto, con esta guía para comprar una buena casita de jardín, no tomaréis decisiones equivocadas. Tomad nota:

El espacio importa

¡Claro que importa! No solo el de la propia casita en sí, sino también del espacio del cual disponéis para montarla. Si tenéis un patio pequeño, no podréis haceros con un castillo o fortaleza, sino con una casita sencilla. Es muy importante tener esto en cuenta.

Además, la altura de las puertas y el techo deberán estar en sintonía con el tamaño de vuestros peques. La idea es que durante los primeros años de uso, los chicos pueden entrar parados a su casita.

 

¿Dónde puede ubicarse?

Hay que considerar que la mayoría de estas pequeñas casas no traen piso, por lo tanto el sitio donde las ubiquéis deben ser firme, plano y seguro para los niños.

Si es en el césped, evitad lugares donde haya piedras, hormigueros y otras cosas de riesgo. Igualmente, es necesario preferir sitios donde vosotros podáis echar un vistazo siempre a los niños. No se les deben dejar sin supervisión.

No es bueno ubicarlas bajo los árboles, porque los pájaros pueden hacer de las suyas sobre el techo y dañar la pintura y el material. Es preferible bajo el sol y en lugares con corrientes de aire fresco.

Casi siempre, estos súper juguetes traen un tratamiento especial para resistir los embates de la intemperie. Sin embargo, no es lo mismo una lluvia ocasional que un regador automático de jardín, que se dispara repetidamente hacia el mismo punto. Evitad esos lugares donde el agua sea constante.

 

Tamaño ideal

Cuando hablábamos del espacio, mencionamos que el tamaño de la casa es de mucha importancia. Las hay con distintas áreas de juego, toboganes, puentes, escaleras. También podéis encontrarlas sencillas con un par de puertas y banquitos para sentarse. Todas proporcionar diversión a los niños, de eso podéis estar seguros. La cuestión es el espacio del que disponéis para ubicarla y de la talla de vuestros pequeños.

Casi siempre encontraréis que el espacio interno supera un metro de altura. El resto de los centímetros es lo que hay que chequear. Algunas medirán solo unos 20 cm por encima del metro y otras hasta 70 cm. Si tenéis suficiente lugar y contáis con un presupuesto alto, podréis daros el lujo de adquirir las más grandes.

 

¿Cómo luce?

Esta parte hay que revisarla con los peques. Si tenéis niños de ambos sexos, son perfectas las que vienen con colores vibrantes y llamativos. Se ven divertidas y bonitas. Algunas traen motivos de sus dibujos animados preferidos, así que no está demás consultar con los chicos este asunto en particular.

Para las niñas, suelen existir diseños especiales con colores pasteles. Muy bonitas que simulan casas de muñecas.

 

Durabilidad

Todo va a depender del material con el que ha sido fabricada y pintada la casita. Encontraréis que hay modelos de plástico, resina y madera. Muchos padres la prefieren de plástico actualmente. La razón tiene varias vertientes. La primera es que resiste mucho más la lluvia.

La segunda, es que su superficie lisa y roma es menos riesgosa para los niños. Tercero, es más fácil de limpiar y además incluye una cualidad muy importante: ser portátil.

Podréis cambiarla de lugar cuantas veces lo necesitéis, desmontarla y guardarla en épocas de frío. Así durará mucho más. Esto no será posible con una de madera, por ejemplo.

 

¿Para qué la usaréis?

Si es solo para jugar, podéis despreocuparos. Si pensáis usarla como almacenamiento y dejar juguetes dentro, el clima puede ser un inconveniente.

Cuando no tienen piso, pues el césped se moja con la lluvia. Si tiene muchas ventanas, el agua, el viento e incluso la nieve entrarán. Por tanto el propósito de la casita es un punto que debéis evaluar antes de tomar vuestra decisión.

 

Rangos de edades

Las etiquetas suelen traer estas especificaciones. Dependiendo de la altura y complejidad de la casa puede estar o no recomendada para los niños más pequeños o los más grandes. Algunas, recomiendan edades superiores a los dos años. Otras, edades inferiores a los 6 años y así…

No olvidéis revisar esto para no llegar a casa con el juguete equivocado.

 

Cantidad de niños que jugarán

La capacidad es importante. Si tenéis más de dos niños, no querréis peleas porque no caben todos. Mucho menos cuando tengáis invitados en casa. Tomad siempre en cuenta la cantidad de peques que podrían querer usarla al mismo tiempo para evitar inconvenientes.

 

¿De qué está hecha?

Como mencionamos antes, las opciones más frecuentes son plástico y madera. Las de madera son muy bonitas y elaboradas. Quizá no tan seguras para los peques si no están bien lijadas.

Además suelen ser bastante costosas dependiendo del modelo. Casi siempre por encima de  los €300 y pueden llegar a los €3000. Si vuestro presupuesto no se acerca a este, es mejor optar por las de plástico que además son portátiles y fáciles de desmontar y limpiar.

 

Ensamblaje

Lo mejor es que sea fácil de montar y desmontar. Un manual de instrucciones incluido siempre se agradece. No olvidéis verificar que lo traiga para poder armar y desarmar rápidamente la casita de juguete.




DEJA UNA RESPUESTA